La Guardia Urbana, desbordada por los clanes de los narcopisos

Los agentes denuncian "falta de material, formación y apoyo del gobierno de Colau en Barcelona" contra las bandas que utilizan armas blancas largas

guardia urbana barcelona desbordada drogas narcopisos
12.04.2018 00:00 h.
4 min

La Guardia Urbana de Barcelona, desbordada por los clanes de los narcopisos. Los agentes denunciaron ayer miércoles, 11 de abril, "falta de material, formación y apoyo institucional" contra las bandas de la droga que utilizan armas blancas largas, como en la pelea con machetes del martes en el barrio del Raval.

Según han denunciado varios sindicatos, los 3.000 agentes del cuerpo local de seguridad de la Ciudad Condal actúan "con las manos atadas" contra la nueva criminalidad vinculada a los pisos de estupefacientes del casco viejo de la capital catalana, una delincuencia cuyas consecuencias han capilarizado el resto de la ciudad. Una portavoz municipal, por contra, ha matizado que las peleas con machetes y catanas son "hechos puntuales" desde el punto de vista de la Guardia Urbana. No consta un aumento de estos hechos delictivos en las últimas semanas ni meses, ha agregado.

"Vamos sin material ni apoyo"

Eugenio Zambrano, secretario de Administración Pública del CSIF, indicó tras conocerse la reyerta en el Raval que la policía municipal de Barcelona "es la primera en llegar al lugar de los hechos y lo hace sin material, formación ni apoyo". Bajo su punto de vista, la Guardia Urbana "debería disponer de armas largas o pistolas táser" para enfrentarse a la nueva criminalidad, más violenta que la convencional.

"Cuando llaman avisando de que hay una pelea con armas, los guardias son los primeros en llegar a la escena, ya que comparten con los Mossos d'Esquadra la labor de mantener la seguridad ciudadana en las calles. Nuestros agentes tienen que evitar víctimas, más incidentes y atender a los heridos, como ocurrió el martes. Con los medios actuales, que el equipo de gobierno de Barcelona no dispone, hay absoluta impunidad en las calles", ha agregado Zambrano.

"Llevamos un año avisando"

Sapol, por su parte, coincide en el análisis. "Primero: hay falta de personal. En 1992, en ocasión de los Juegos Olímpicos, había 3.800 agentes. Hoy, 26 años después, hay 800 menos. Con el tema de los narcopisos llevamos un año avisando de que la criminalidad escalaría. De que hacía falta más personal, ir al Ministerio del Interior a pedir que se pusieran los agentes que faltaban. Nadie en el ayuntamiento lo hizo", ha indicado Manel García, secretario general.

"Lo que antes era un problema localizado en el Raval se dejado enquistar. Ahora ya son bandas con armas blancas. Y luego serán pistolas. ¿Qué pasará entonces? Hace falta formación y material. En una pelea con machetes, necesitas una pistola táser. No puedes entrar a separar con una porra ni disparar, porque acabas apartado temporalmente e investigado. Vamos sin apoyo, material ni entrenamiento", ha enumerado García.

"El problema se extiende"

Otras voces del cuerpo han recordado que "es normal que los problemas de los pisos de la droga del Raval se extiendan por toda la ciudad, en forma de ajustes de cuentas y derivados. Es criminalidad que surge de allí si el problema se deja medrar".

Han recordado la llamada cifra negra, que es la diferencia entre lo que se denuncia y lo que realmente ocurre en las calles de Barcelona. "Si hay una pelea y se usan navajas, quizá en tres de cada diez veces nadie llama a la GUB. Otras cuatro veces se llega y al intervenir, ya no queda nadie en el lugar. Pues estamos ante un 30% de registro de crimen grave", han remachado.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información