Menú Buscar
La consejera de Salud, Alba Vergés (c), con el director gerente de ICS, Josep Maria Argimon asomando tras ella / VHBHC

Faltan médicos en Cataluña: el correo electrónico de la vergüenza

Un e-mail revela cómo la sanidad pública catalana subasta paquetes de horas extra a los facultativos porque el Govern 'racanea' con el personal

22.07.2019 00:00 h.
5 min

Es el correo electrónico de la vergüenza. Un ejemplo de lo que ocurre en diversas gerencias territoriales del Instituto Catalán de Sanidad (ICS) en Cataluña, en las que el proveedor público de servicios sanitarios subasta horas extra entre los médicos porque la Consejería de Salud no contrata a suficiente personal.

Tras aportar a este medio un e-mail que lo atestigua, profesionales de la sanidad pública autonómica han lamentado el "mercadeo" de horas extra. "El mensaje original se queja a la plantilla de un Acut del Baix Llobregat, un centro de atención continuada fuera del horario de los ambulatorios, por la mala organización de las horas extra programadas para este año. Pero es que ello es en sí una perversión: si te falta personal, como le ocurre al ICS, lo contratas. No ofreces y mercadeas horas extra con los médicos, enfermeros y personal que ya tienes", ha criticado la facultativa. La misma fuente ha recordado que las horas de atención continuada (peonadas en argot del sector) son una solución temporal al déficit crónico de médicos en Cataluña.

ICS: "Más médicos"

Preguntado por la cuestión, la gerencia territorial metropolitana sur del ICS ha recordado que el proveedor público de servicios sanitarios informó a principios de julio el balance de las medidas para "fortalecer la atención primaria". Dicha hoja de ruta ha supuesto "el incremento en 262 profesionales de medicina de familia en la red de atención primaria". Según la empresa pública --la mayor de Cataluña con 30.000 profesionales-- que dirige Josep Maria Argimon, ello es posible por "las acciones para facilitar la contratación de profesionales, sobre todo residentes y médicos de familia extracomunitarios, el pacto con personal del ICS de aumentar el número de horas asistenciales y el retraso de la actividad de los profesionales más allá de la edad de jubilación".

Según el proveedor de servicios sanitarios públicos del sur de Barcelona, con epicentro en el Hospital Universitario de Bellvitge (HUB), este plan ha supuesto que 792 profesionales "acepten voluntariamente el aumento de horas trabajadas a la semana". De estos, 207 corresponden al área metropolitana sur y de los 122 contratados en la red de primaria, "43 se ubican en esta zona".

"Demasiados hospitales y nadie lo aborda"

Fuentes sindicales discrepan y aportan una visión menos halagüeña. "La falta de médicos de familia, pediatras y especialistas es preocupante. Pero es que además nadie parece abordarlo. Cuando antes de faltaba un puesto en un ambulatorio, lo cubrías con interinos. Ahora ya ni eso. La sanidad pública catalana está por los suelos", han criticado en conversación con este medio. Según los representantes de la parte social, existe un problema y una solución. "El obstáculo es que Cataluña tiene demasiados hospitales. 213, según el Catálogo Nacional [consultar aquí], muy por encima de las autonomías con similar población. Con ello, los médicos se quedan en hospitales comarcales, donde visitan quizá cinco o seis pacientes al día, y pasan de la primaria, pues saben que aquí vemos a 30 o 40 enfermos al día y estamos quemados", ha indicado un portavoz.

La remediación de este problema pasaría a su entender por ofrecer más residencias en medicina familiar y comunitaria. "Hay que reorganizar todo el sistema para que más médicos completen su formación (MIR) en la atención primaria. Ello requiere de una reorganización de todo el sistema que en estos momentos nadie aborda. Y, con esta pasividad, lo que consiguen es tensionar plantillas y sobrecargar las agendas de los facultativos que sí trabajamos a pie de ambulatorio".

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información