Menú Buscar

"Mi marido se enfrentó a martillazos a los 'narcos' del barrio"

Un vecino de Barceloneta, imputado por lesiones tras pelearse con un clan de la cocaína harto del 'menudeo' y el ruido que causaban

13.05.2019 00:00 h.
8 min

Isabel Cabedo muestra la puerta de su casa destrozada. La rompió una turba de unas 60 personas que persiguió a su marido después que éste se enfrentara a un clan de la droga en la Barceloneta el domingo, 5 de mayo. El vecino se enfrentó a la banda de la cocaína harto del menudeo y del ruido continuo que, según sostiene, genera este grupo en el antiguo barrio marinero de Barcelona.

La portería donde fue acorralado por los narcos el vecino de Barceloneta / CG

La puerta donde fue acorralado por los narcos el vecino de Barceloneta / CG

El encontronazo entre el residente, que vive en la zona desde hace más de 30 años, y los narcos quedó grabado en un espeluznante vídeo que se ha viralizado en internet. Isabel, que no esconde su nombre y promete iniciar una campaña para lavar la cara de su marido, desmiente que éste sea un hombre violento, pese a que en las imágenes es él el que pega martillazos a los distribuidores de droga.

"Se ve solo una parte corta. Hay que ver el antes, como el grupo estaba gritando a pleno pulmón a medianoche. Y el después. Los traficantes lo persiguieron, llamaron a más compinches y casi linchan a mi esposo. Éste se refugió en el portal de casa y los bestias destrozaron la puerta: la golpeaban con cadenas, patadas y herramientas. Yo gritaba desde el balcón porque pensaba que me lo iban a matar", admite Isabel.

Hartos de 'narcos'

La trágica pelea entre el vecino y los traficantes en la Barceloneta es el último episodio de la ola de inseguridad que azota Barcelona. Isabel narra lo que ocurrió en este caso. "Estaban armando barullo, como siempre. Se apostan en la calle para vender y, si no, distribuyen desde el número 19 de la calle Alcanar. Acuden en trixie o tuctuc --las omnipresentes bicicletas a pedales que portan a turistas-- a las dos, tres o cuatro de la mañana. Paran en la esquina o suben al piso. Intercambian algo y se van. La policía lo sabe y la comisaría conjunta de Mossos d'Esquadra y Guardia Urbana está a pocos centenares de metros", explica Isabel.

Bloque donde, según los vecinos, operan los traficantes de la Barceloneta / CG

Bloque donde, según los vecinos, operan los traficantes de la Barceloneta / CG

La vecina, que regenta un comercio en la Barceloneta --"llevo 35 años aquí. Esto está peor que nunca", denuncia--, detalla lo que pasó la noche de autos. "Estaban, como siempre, en la esquina. Esta vez habían bebido de más. Mi marido les pidió desde el balcón que bajaran la voz, que él trabaja en el Puerto y se levanta a las seis de la mañana. Le respondieron que era un hijo de puta y un maricón, y que bajara si tenía huevos", recuerda.

El residente, cuyo nombre prefiere mantener anónimo, se encrespó y descendió a toda prisa. Ya en la vía pública se encaró con tres hombres, uno de ellos portador de un martillo. "Quien tenía la herramienta eran los otros. Se produjo un primer encontronazo y mi esposo le arrebató el martillo al que iba más bebido. Tras ello, sucede lo que se ve en la grabación: arremete de nuevo contra ellos. Y los narcos lo persiguen y acorralan en el portal de casa", agrega la vecina.

"Quiero limpiar su nombre"

Isabel admite que su pareja "es de sangre caliente" y que "se dejó llevar". No justifica el ojo por ojo, pero sí quiere matizar las noticias de la pelea que han corrido. "¿Se equivocó? Quizá. Pero imagínate lo que es vivir a metros de un portal de narcotraficantes. Día tras día están en la calle sin hacer nada, armando bronca. Un ir y venir de triciclos con turistas a comprar cocaína o hachís. O ellos mismos para aprovisionarse y repartir en la playa", critica. ¿Y la fuerza pública? "No hacen nada. Porque no los pillan con las manos en la masa. Pero saben dónde está el narcopiso. Todo el barrio lo sabe. Aquí nos conocemos todos", avanza la comerciante.

 

Lugar donde ocurrió la pelea entre un vecino y los narcos de la Barceloneta / CG

Lugar donde ocurrió la pelea entre un vecino y los narcos de la Barceloneta / CG

Preguntados por la cuestión, los Mossos d'Esquadra han confirmado a este medio de que les consta una intervención callejera el pasado 5 de mayo sobre las 23:40 horas en la calle Vila-Joiosa de la Barceloneta. Acudieron varias patrullas, añade la policía catalana, ante un incidente entre dos grupos. Los agentes abrieron diligencias contra dos personas por lesiones --al vecino-- y amenazas y daños --a uno de los narcos--.

"Está a punto de empezar una guerra"

La denunciante insiste en que quizá su marido se excedió --el herido no presenta heridas de consideración--, pero advierte de que "está parando una guerra en ciernes". Asegura que en la Barceloneta ya hay quien propone salir en masa a expulsar a los narcotraficantes. O quemar sus trixies o tuctucs para evitar el reparto de la droga. Ella ha apelado a la calma y opta primero por "iniciar una campaña para lavar el nombre de mi esposo, un trabajador honrado harto de droga e inseguridad en el barrio". Tras ello, asevera, debería venir la intervención policial. "Aquí jamás se ven patrullas. Y estamos al lado de la comisaría del barrio. ¿A qué se dedican? El paseo Juan de Borbón presenta también un buen trajín de traficantes", señala.

Puerta desde la que los narcos distribuyen la droga, según los vecinos de la Barceloneta / CG

Puerta desde la que los narcos distribuyen la droga, según los vecinos de la Barceloneta / CG

La reyerta en la que se vio invuelto el vecino de Barceloneta es una de las que han quedado grabadas en vídeo en la Ciudad Condal en los últimos días. Otras cuatro en 72 horas pusieron al límite las costuras de la seguridad callejera en la capital la pasada semana. Por su parte, los sindicatos de la Guardia Urbana denuncian falta de efectivos y material para lidiar con el tsunami de crimen e incivismo. La alcaldesa, Ada Colau, apuntó a la falta de Mossos d'Esquadra e insinuó que era deliberada. El director general de los Mossos, Andreu Joan Martínez, lo desmintió "categóricamente" horas después.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información