Menú Buscar
Mapa del número de pacientes en lista de espera por cada 1000 habitantes de las listas de espera / CG

Cataluña lidera las listas de espera sanitarias en España

La región presenta la peor tasa de demora quirúrgica por cada 1.000 habitantes; los médicos piden "priorizar la agenda social" tras el 21D

29.11.2017 00:00 h.
6 min

Cataluña lidera las listas de espera sanitarias en España. La región presenta la peor tasa de demora quirúrgica por cada mil habitantes, con 21,97 de cada mil ciudadanos esperando para ser operados. Ante estos datos, los médicos piden al Gobierno catalán que resulte elegido tras las elecciones del 21 de diciembre que priorice "una agenda social".

Según las tablas del Ministerio de Sanidad a las que ha podido acceder este medio, a 30 de junio había 156.862 personas en Cataluña esperando para pasar por el quirófano. Ello se traduce en una tasa del 21,97 por mil, muy superior a la media nacional, que se queda en 13,43 personas de cada millar de ciudadanos.

Además, la sanidad catalana arrojó otros datos muy negativos. En el análisis de verano --las autoridades realizan dos cortes estadísticos anuales, uno en diciembre y otro en junio--, Cataluña presentaba un 25% de pacientes que llevaban más de seis meses aguardando una operación. Sólo Castilla-La Mancha (33,6%) y Canarias (32,9%) puntuaron peor.

En el mismo sentido, la autonomía quedó tercera por la cola en el tiempo medio de espera para operarse. Un catalán aguarda de media 149 días para pasar por el quirófano. El guarismo sólo lo superan, de nuevo, Canarias (179 días) y Castilla-La Mancha (177 días).

Un año para una cirugía plástica

Según revelan los datos, que aún no han sido publicados de forma oficial, los catalanes esperan una media de 329 días para someterse a una cirugía plástica. Las demoras casi alcanzan el medio año (180 días) en ginecología, otorrinolaringología y traumatología.

En los centros asistenciales catalanes, las especialidades más perjudicadas por la excesiva lista de espera quirúrgica son, en efecto, la cirugía plástica, con el 50,1% de pacientes excediendo los seis meses, la otorrinolaringología (35,1%) y la neurocirugía (33,1%).

Globalmente, uno de cada cuatro pacientes en Cataluña (25%) lleva seis meses o más esperando la llamada del hospital para ingresar. El dato queda muy por encima de la media nacional, que es del 14,3%.

De igual forma, la demora media para una intervención quirúrgica en un hospital catalán (149 días) supera la media nacional, que alcanza los 104 días.

Pruebas diagnósticas, claroscuros

Con lo que respecta a las pruebas diagnósticas, los datos de Sanidad revelan claroscuros en la gestión de los tapones hospitalarios.

Cataluña tenía 282.442 pacientes esperando una primera consulta a 30 de junio, una tasa del 40,12%, ligeramente por debajo (43,86%) de la media nacional. No obstante, el tiempo medio de visita, 87 días, sí superaba ampliamente la media de las 17 comunidades autónomas (58 días). Sólo Canarias presentaba esperas mayores (107 días).

El número de pacientes que esperaba más de 60 días para acudir al especialista sí quedaba dentro de los parámetros habituales del Sistema Nacional de Salud (SNS), con un 39% de pacientes superando los dos meses, por el 40,4% en el global nacional.

Según las especialidades, los peores embozos en ambulatorios y hospitales de la región los sufren los pacientes que esperan un test en urología (118 días de media), oftalmología (110 días) y ginecología (103 días).

"Priorizar la sanidad"

Preguntado por su interpretación de los datos, el secretario general de Metges de Catalunya, Josep Maria Puig, ha indicado que las listas de espera "son un éxito a nivel profesional, porque han sido los médicos y sanitarios los que han evitado que crezcan aún más; y un fracaso social tras los recortes en salud".

Bajo su punto de vista, "es más preocupante la espera que la cantidad", como el hecho de que el 25% de pacientes catalanes lleve seis meses o más aguardando una intervención quirúrgica. "Cataluña comenzó antes que nadie a ajustar, y aún persisten los efectos", ha recordado Puig.

Según él, el exconsejero de Salud Toni Comín mostró "buenas intenciones" para revertir la situación, como con la publicación en abierto de los datos, pero quedó ahí. "Cuando se aprobó el presupuesto de la Generalitat de 2017, las cuentas se expandieron el 7,5%. En salud sólo avanzaron el 4,5%, algo inexplicable", ha agregado.

Puig, que representa al sindicato mayoritario del sector, ha emplazado al Govern que salga de las elecciones autonómicas del próximo 21 de diciembre en Cataluña a "poner la agenda social en el centro de sus políticas". En su opinión, "es lícito debatir sobre el problema territorial, pero hay que tratar de forma prioritaria lo que preocupa a la gente".