Menú Buscar
Una mosso detine a un delincuente por cometer un crimen en Barcelona / EP

La criminalidad aumenta el 2,9% en Barcelona en un año

El refuerzo de los Mossos d'Esquadra impide una crecida aún mayor de los delitos en la capital catalana en 2019

3 min

Los Mossos d’Esquadra confirman el aumento de la criminalidad en Barcelona en 2019. Unas cifras que hubieran podido ser mucho peores, como destaca el comisario jefe el cuerpo, Eduard Sallent. Los delitos aumentaron un 2,9 % en Barcelona en 2019, de los cuales un 60% fueron hurtos y un 10% robos con violencia e intimidación, siendo Ciutat Vella y el Eixample los dos distritos con más actos delictivos y los turistas con un alto poder adquisitivo uno de los colectivos más vulnerables.

Con estos datos, el conseller de Interior, Miquel Buch; el director general de la Policía, Pere Ferrer, y el comisario jefe, Eduard Sallent, han presentado este lunes los resultados del Plan Barcelona Ciudad Segura, que comenzó a aplicarse a finales de julio de 2019 ante el auge de los actos violentos en la ciudad y que recoge una batería de medidas para revertir esta situación, como reformar la ordenanza de civismo municipal o la ley de videovigilancia.

Éxito del plan

Destaca que, hasta la activación, el 29 de julio, del plan estratégico, el aumento era del 7,7%. Una vez aplicado el programa, el saldo de los meses siguientes se redujo un 3,5%. En datos absolutos, en 2019 se produjeron un total de 229.258 delitos en la capital catalana, 136.110 antes de implementarse el plan y 93.148 desde entonces.

Los robos con violencia e intimidación cerraron 2019 con un crecimiento del 19%, tras haber llegado a registrar una subida del 31%. En cambio, los hurtos se redujeron un 1,2% el año pasado, pese a que venían de un incremento del 6,4%. Sallent indica que antes de aplicar el plan, las detenciones crecieron un 21,6%. Tras el plan, el incremento en los arrestos fue del 6,4%, mientras que las identificaciones crecieron un 11,1%, al dejar de ser reactivos y centrarse en la prevención.

Plan de seguridad

El anuncio se ha producido tras la segunda reunión del plan de seguridad en el que también han participado el conseller Buch, y el director general de Mossos, Pere Ferrer, y representantes del Ayuntamiento, empresas de seguridad, asociaciones turísticas y gremios hoteleros y comerciales, entre otros.

Todos ellos destacan que su objetivo es frenar la inseguridad "contando con la gente que forma parte de la dinámica" de Barcelona y aseguran que funciona y que están "reconduciendo la situación".

Efectivos y prevención

Sallent destaca positivamente los resultados del plan y subraya que Barcelona "es una ciudad segura". Valora que han gestionado una situación de crecimiento del delito dentro de unos parámetros bajos en relación con Europa.

El comisario jefe del cuerpo divide el "despliegue de efectivos” en dos fases: la primera, en verano con 167 mossos de prácticas y a finales de septiembre, con la incorporación definitiva de 384 efectivos. Asimismo asegura que los agentes han incrementado el tiempo que dedican a la prevención.