Menú Buscar
Bandera LGBT en repulsa de ataques homófobos / WIKIPEDIA

Fiscalía denuncia la "pasividad" de un vigilante ante un ataque homófobo en Barcelona

La víctima "fue humillada, amenazada y golpeada por otra persona con graves insultos, todo ello por motivos de su orientación sexual"

3 min

"Pasividad" de un vigilante de seguridad ante un ataque homófobo. Fiscalía ha presentado una denuncia contra el trabajador por omisión del deber de impedir la comisión de delitos, ante una agresión a un joven en un restaurante de Barcelona en junio de 2019. 

El sospechoso del ataque también está denunciado por un presunto delito de lesión de la dignidad de las personas por motivos de discriminación relativa a la orientación sexual --en concurso con un delito contra la integridad moral--. 

"Amenazado y golpeado"

Los hechos ocurrieron el 28 de junio cuando, según el fiscal de Delitos de Odio y Discriminación, el joven "fue humillado, amenazado y golpeado por otra persona con graves insultos, todo ello por motivos de su orientación sexual y con pasividad de un vigilante de seguridad".

Tras investigar el suceso, el Ministerio Público ha constatado que la víctima sufrió el ataque a las 00.15 horas, tras asistir en el centro de Barcelona a la conmemoración del día del orgullo LGTBI, y que estaba en un establecimiento de comida rápida cuando J.M.S.G. "comenzó a reprenderle de forma hostil y perfectamente audible por el resto de la clientela del restaurante, humillándole con expresiones como 'tápate que das vergüenza ajena y hay niños".

Amenazas

El escrito del fiscal también recoge amenazas como las siguientes: "Mejor que lleves un guardaespaldas, porque ahora cuando salgas, te voy a dar tal hostia que la mariconería te se quita", o "vamos fuera del local que voy a hacerte hetero a hostias, hoy es el día de las hostias".

Los hechos fueron presenciados por el vigilante, D.J.T., que "permaneció inactivo, permitiendo que los mismos --los hechos-- se desarrollaran y por tanto que se llevara a cabo la humillación pública de la víctima, sin intervenir activamente para frenar la conducta humillante". El vigilante "se limitó a avisar a Mossos d'Esquadra a las 00.21 horas del mismo día comunicando que dos clientes se estaban amenazando entre ellos".