Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Una Mosso d'Esquadra esposa a uno de los dos hermanos detenidos en Girona / EP

Detenidos dos hermanos de Girona que okupaban pisos y los alquilaban

Los delincuentes entregaban las viviendas del mismo edificio en el que vivían a cambio de cantidades cercanas a los 1.500 euros

2 min

Los Mossos d’Esquadra han detenido a dos hermanos, de origen marroquí y vecinos de Girona, que forzaban las puertas de los pisos que estaban vacíos en el edificio donde vivían para okuparlos y alquilarlos a terceros con fines lucrativos.

Ambos delincuentes, de 28 y 34 años, fueron arrestados como presuntos autores de los delitos de estafa, amenazas y coacciones tras la intervención de la policía autonómica en constantes peleas entre ellos y los vecinos a los que estafaron.

Okupaban las viviendas de sus propios vecinos

Según ha informado este lunes la policía catalana, los hechos se remontan a las noches del pasado 7 y 10 de agosto, cuando varios agentes fueron requeridos para intervenir en dos peleas entre dos grupos de personas en la calle Bassegoda de Girona. En la primera de las actuaciones fue detenido un chico como presunto autor de un delito de lesiones al propinar varios golpes con unas muletas a otro joven.

Debido a estos dos incidentes --junto a otros sucesos que transcurrieron a lo largo de los últimos meses-- los Mossos iniciaron una investigación para averiguar el origen de estas discusiones. Tras identificar a las dos partes implicadas, averiguaron que una de ellas había sido víctimas de una estafa y eran, además, víctimas de diversas coacciones y amenazas --junto a su familia-- por parte de dos jóvenes que vivían en el mismo bloque.

Querían recuperar los pisos ya alquilados

Los detenidos entregaron uno de los pisos okupados a una familia a cambio de 1.500 euros pero, una vez instalados, les amenazaron y coaccionaron con varios cortes en el suministro de agua, bloqueos del ascensor comunitario o amenazas con arma blanca, para que se fueran y poder disponer nuevamente del piso.

Los okupas, a quienes no les constan antecedentes, pasaron el pasado día 13 a disposición del juzgado de guardia de Girona, que decretó su libertad a la espera de juicio.