Menú Buscar
Una persona en situación de pobreza que podrá beneficiarse del ingreso mínimo vital / EFE

Aumenta la población en riesgo de pobreza en Barcelona

Más de un 20% de los habitantes de la capital catalana y su área metropolitana son vulnerables, sobre todo los mas jóvenes, los parados y los migrantes

3 min

El 21,3 % de la población de Barcelona y su área metropolitana vive en riesgo de pobreza. Esto supone que, en 2017 y 2018, 683.800 personas estaban en esta situación, un 0,5% más que en el periodo 2016-17.

Los datos varían enormemente cuando se aplican transferencias sociales, como las pensiones o el paro. Si estas ayudas no existieran, el 42,4% de la población metropolitana de Barcelona viviría en riesgo de pobreza.

Grupos vulnerables

Los jóvenes son los que salen peor parados. Un 26,4% de las personas que se encuentran en esta situación son menores de 16 años, y otro 26,1% tiene entre 16 y 34 años. El estudio Estadísticas metropolitanas sobre condiciones de vida 2017-2018, elaborado por el Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos de Barcelona (IERMB), también destaca que un 27,7% de las personas en riesgo de pobreza vive en hogares unipersonales.

Los migrantes son otro de los colectivos vulnerables. Un 41,8% de las personas en esta situación son de fuera de España. Asimismo, no tener estudios (26,8%) y estar en paro (44%) son factores que ponen en riesgo a la población.

Jóvenes que duermen en las calles de Barcelona / FUNDACIÓN RAÍCES
Jóvenes que duermen en las calles de Barcelona / FUNDACIÓN RAÍCES

Bienes básicos

El estudio ha valorado las personas que sufren privación material, es decir, aquellas que no pueden acceder a una serie de bienes considerados básicos. Un 14,1% de la población de Barcelona y su área metropolitana viven con dichas limitaciones.

La carencia material más común entre la población es no poder enfrentar gastos imprevistos (30,3%) y la imposibilidad de ir a algún lugar de vacaciones, al menos, una semana al año (30,2%)

Justificación

De poco ha servido que las rentas familiares hayan experimentado un crecimiento del 3,1% entre 1017 y 2018. Las personas en riesgo de pobreza siguen creciendo. El director del IERMB, Ricard Gomà, justifica que “debido al aumento de la renta”, el umbral de pobreza, que el Eurostat fija en el 60% de la mediana de los ingresos, se ha incrementado. Los gastos asociados a la vivienda tienen buena parte de culpa, según el instituto.

Otro de los factores que ayudan a este repunte es el gasto en vivienda. En 2017 y 2018 cada hogar tiene una media de gastos de 469 euros, un 4,1% más que en el periodo anterior. El 12,9% de la población destina más del 40% de sus ingresos a gastos de vivienda, lo que se considera una carga excesiva. Y los jóvenes entre 16 y 34 años son los que más sufren esta situación (un 20,9%), justo con los que viven de alquiler, que sufren una sobrecarga del 35,8%.