Menú Buscar

Así es el manual de okupación editado por Arran

Los cachorros de la CUP aconsejan sobre cómo elegir la vivienda, burlar a la policía, cambiar cerraduras y pinchar la luz y el agua

09.08.2017 00:00 h.
7 min
Portada del 'Manual de okupación' de Arran / CG

Lo presentan como un libro que pretende ser “una herramienta de reflexión” y enseñan métodos para okupar. El colectivo Arran, en el foco de la mayoría de debates del momento por sus ataques al turismo en varias ciudades, cuenta con una guía llamada Manual de okupación. Solo luchando tenemos futuro. La juventud construimos alternativas.

Su intención es difundirlo para extender la práctica de lo que ellos llaman la liberación colectiva de centros sociales y viviendas perpetrados por los “activistas de la okupación”, y se excusan argumentando que los jóvenes tienen la necesidad de encontrar un espacio propio donde desarrollar su proyecto de vida y “el actual sistema capitalista” se lo impide con bajos salarios, malas condiciones laborales y altos precios de las viviendas.

Un bloque okupado en Barcelona que podría ser un calco del manual de Arran / CG

Un bloque okupado en Barcelona que podría ser un calco del manual de Arran

Métodos de cacos

Lo primero que recomiendan los cachorros de la CUP es “eliminar el estigma que acompaña a la okupación”, impuesto, según ellos, por las instituciones catalanas y españolas, que actúan como garantes del principio fundamental en el que se basa el capitalismo: la propiedad privada. Una vez despojados del estigma, recomiendan hacer un listado de las casas que pueden ser útiles, basándose en cuánta gente vivirá en ellas, para qué servirán, quién se autoinculpará en la okupación y quién se identificará.

Portada del manual de okupación de Arran / CG

Portada del manual de okupación de Arran / CG

Luego, hay que asegurarse de que el inmueble esté realmente vacío, y proponen métodos que históricamente han seguido los ladrones, como fijarse en el polvo acumulado en la puerta, la publicidad de los buzones o poner marcadores en las puertas. “Para no alertar al propietario, podéis utilizar adhesivos de cerrajeros; tenéis a disposición en cualquier portería y no llamará la atención”.

Bloquear el tráfico

Subrayan la necesidad de “no escoger una ruina que pueda ser peligrosa” para okupar --de esta forma evitan grandes esfuerzos de trabajo, gastos económicos y desalojos cautelares para garantizar la integridad de los antisistema--, ya que actualmente existen edificios de nueva construcción. Y añaden cómo conseguir información sobre la vivienda: en la web goolzoom.com o en el Registro de la Propiedad. Aconsejan hacerse pasar por estudiantes de arquitectura para evitar dar explicaciones.

Antes de entrar, otro punto importante es imprimir un plano de la zona para comprobar el sentido de la circulación del tráfico y escoger las esquinas donde no puedan situarse patrullas policiales. “En determinados casos puede ser interesante bloquear el tráfico durante unos minutos para cubrir las espaldas al grupo de entrada. Un coche estropeado con el capó abierto, alguien bebido que se caiga en medio de la calle… Utilizad la imaginación”.

La regla número uno es intentar no entrar de forma violenta --“y si es imprescindible hacerlo, procurad no ser vistos”-- y llevar encima todo lo necesario para no tener que salir durante los tres primeros días y evitar, así, un desalojo exprés. “Si se superan, habrá pasado la tormenta”. Y para superarlos, es necesario limpiar, arreglar parte de la casa, pinchar la luz y “solucionar los problemas” de la instalación eléctrica. Más allá de defender lo que entienden como su nuevo hogar, plantean la necesidad de tejer una red de solidaridad para ganar vínculos con los vecinos del barrio y sumar apoyos.

Detalles sobre cómo abrir una cerradura en el manual de okupación de Arran / CG

Detalles sobre cómo abrir una cerradura en el manual de okupación de Arran / CG

Burlar a la policía

“Nunca hay que dejar entrar a ningún policía, de uniforme o de paisano, si no tiene una orden judicial y, aunque la tenga, es mejor apuntalar la puerta”, sostienen, y añaden que el siguiente paso en esa situación será hacer un llamamiento a esta red solidaria convocando una concentración ante la casa okupada para presionar a la policía y que desista. Si los agentes utilizan “técnicas represivas”, su única respuesta debe ser la denuncia pública de la represión que desde el ayuntamiento y las instituciones se hace hacia la okupación y hacia los jóvenes “que toman conciencia de su derecho a la vivienda y pasan a ejercerlo de forma autogestionada”.

Las juventudes de la CUP también incluyen en su guía un apartado legal en el que alertan de los delitos de los que pueden acusarles, como usurpación, daños, robo con fuerza sobre las cosas, desórdenes públicos, resistencia, desobediencia, violación de domicilio, fraude del fluido eléctrico y atentado a la autoridad, entre otros. “Se da cuando ejerces fuerza contra ellos pero no es necesario, bastaría con insultarlos, intimidarlos o ejercer resistencia activa grave”, aconsejan.

El manual concluye con un apartado técnico sobre cómo abrir las cerraduras y cómo pinchar la luz y el agua. Fotos de las herramientas necesarias incluidas.

Algunas de las herramientas que los 'cachorros' de la CUP consideran necesarias para okupar / CG

Algunas de las herramientas que los 'cachorros' de la CUP consideran necesarias para okupar / CG

¿Quiere hacer un comentario?