Menú Buscar
Maties Serracant, alcalde de Sabadell, cuando asumió el cargo a la mitad del mandato / EP

El Ayuntamiento de Sabadell rechaza la presencia de miembros del “Gobierno de excepción”

La ciudad catalana está gobernada por una coalición de la CUP, ERC, ICV-EUiA y una escisión de este último partido, Guanyem Sabadell

2 min

El Ayuntamiento de Sabadell ha emitido un comunicado este lunes para rechazar cualquier acto en la ciudad con presencia de representantes del “Gobierno de excepción como consecuencia de la aplicación de artículo 155”. Una declaración que hacen pública tras los incidentes que han causado los llamados Comité de Defensa de la República (CDR) en la inauguración de la nueva estación de Renfe en el centro de la ciudad.

Acto en el que participaban el secretario de Estado de Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, y el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo. El Ejecutivo local, encabezado por Matíes Serracant, ha querido mostrar su disconformidad con la inauguración con este mensaje.

Pacto de Gobierno local

Serracant es un político de la CUP, que en el municipio vallesano va en coalición con Entesa, la escisión histórica de ICV que se creó tras el fin del mandato de Antoni Farrés, el primer alcalde de la democracia en la localidad.

Los anticapitalistas comparten legislatura con ERC, que había ocupado la alcaldía en la primera mitad del mandato, ICV-EUiA y Guanyem Sabadell, otra escisión de las fuerzas de la izquierda. En este caso, de EUiA.  

Inauguración propia

En el mismo comunicado, el Gobierno municipal indica que la adaptación de la estación de Renfe es una “larga reivindicación de la ciudad” que se ha perseguido desde hace 20 años desde “diferentes entidades y colectivos”. Aplaude la renovación impulsada por la empresa de transporte público estatal, pero considera que ni Pomar ni Millo se tenían que colgar la medalla del proyecto.

Por ello, ha anunciado que en las próximas semanas el Ayuntamiento organizará su propia organización. También carga contra Renfe, a quien acusa del “incumplimiento sistemático” de la ejecución del proyecto”. Las obras se han alargado durante casi nueve meses.