Menú Buscar
El portavoz de JxCat, Eduard Pujol / CG

Puigdemont se desmarca del acuerdo con ERC y rechaza designar a un sustituto en el Parlament

JxCat y los republicanos chocan por interpretación del pacto alcanzado sobre los diputados suspendidos por el Tribunal Supremo

4 min

JxCat y ERC vuelven a chocar sobre cómo resolver la situación de los seis diputados suspendidos por el Tribunal Supremo, al hacer interpretaciones enfrentadas de lo que implica el dictamen aprobado hoy por el Parlament.

El pleno de la cámara autonómica ha aprobado un texto que consta de dos puntos: en el primero, se ha acordado rechazar la suspensión de seis diputados procesados por el Supremo --Carles Puigdemont, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull (JxCat), Oriol Junqueras y Raül Romeva​ (ERC)--, pero en el segundo se ha avalado que puedan delegar sus funciones en otro miembro de su grupo parlamentario, solución que ya apuntaba el juez Pablo Llarena.

JxCat se desmarca del acuerdo con ERC

Esta fórmula es fruto de un acuerdo que JxCat y ERC han tardado dos meses en forjar, después de que chocaran públicamente en julio al no encontrar una solución de consenso sobre si acatar o no la suspensión de los diputados procesados por el 1-O. Cuando ya parecía que la cuestión estaba resuelta --simbólicamente el pleno rechazaba la suspensión pero en la práctica acataba la solución sugerida por Llarena y permitía que los seis afectados delegaran sus funciones parlamentarias en otro miembro de su grupo--, las discrepancias han vuelto a aflorar esta tarde.

En consonancia con el dictamen aprobado por el Parlament, Junqueras y Romeva han enviado un escrito para pedir que otro diputado del grupo de ERC --Sergi Sabrià-- pueda votar en su nombre en el pleno. En cambio, los cuatro afectados de JxCat --Puigdemont, Sànchez, Turull y Rull-- no han hecho lo mismo ya que, según argumentan ahora fuentes de su grupo, al haber sido rechazada la suspensión por parte del pleno, ya no es necesario que soliciten delegar sus funciones, porque no están suspendidos. Según señala JxCat, antes de que el Supremo dictara las suspensiones, los diputados en prisión preventiva o en el extranjero podían delegar su voto, por lo que ahora, una vez "rechazadas" esas suspensiones, no ven necesario volverlo a solicitar.

Malestar en ERC

La postura de JxCat ha generado gran malestar en las filas de ERC, que acusan a sus socios independentistas de "incumplir" el acuerdo que habían alcanzado y que preveía que los seis diputados aludidos "designaran" a un miembro de su grupo para que ejerciera sus derechos parlamentarios mientras no se resolviera su situación procesal.

En ERC, además, interpretan que JxCat vuelve ahora a poner bajo presión al presidente del Parlament, Roger Torrent, ya que deberá ser la Mesa de la cámara catalana la primera que se pronuncie sobre si permite o no votar a Puigdemont, Sànchez, Turull y Rull en caso de que no hayan designado a nadie para delegar sus funciones. Precisamente este jueves el pleno del Parlament deberá votar las propuestas de resolución derivadas del debate de política general que ha empezado hoy.