Menú Buscar
Artur Mas, David Bonvehí y Marta Pascal en un congreso del PDeCat / EFE

El PDeCAT se desvincula del 'caso 3%' alegando que CIU no era independentista

Empresarios reconocen haber hecho donaciones a fundaciones próximas a Convergència para entrar en el mercado catalán

12.09.2018 17:10 h.
5 min

El PDeCAT ha querido alejarse de su antecesora, Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). El partido independentista ha defendido ante el juez de la Audiencia Nacional que investiga el caso 3%, José de la Mata, que son partidos completamente distintos y que, de hecho, sus estatutos así lo demuestran porque el primero sí defiende la independencia, mientras que el segundo no.

El PDeCAT está investigado por su presunta financiación irregular por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, que ha imputado a la formación política como persona jurídica por considerarla continuadora de Convergència.

Herencia poítica

A la Audiencia Nacional han asistido Vicenç Mauri (presidente de Convergència) y Jordi Oliveras (máximo responsable de las finanzas del PDeCAT). Ninguno de los dos respresentantes están investigados en la causa y su presencia ha sido de mera representación para informar de la organización de cada partido.

La defensa del PDeCAT ha observado ante el magistrado que la herencia política que existe entre ambos partidos es innegable porque parte del núcleo duro del PDeCAT procedía de Convergència. Sin embargo, el abogado ha insistido en que muchos de los que formaban parte de esta cúpula cuando el PDeCAT se fundó en 2016 ya no están --como es el caso de Marta Pascal--. Además, la actual portavoz del Gobierno​ catalán, Elsa Artadi, ya no es ni militante.

Cambio de apariencia

Pero el juez no tiene la misma opinión, ya que en el auto en el que imputó a las dos formaciones políticas definió al PDeCAT como un partido político continuista de Convergència que sirve para poder eludir las consecuencias penales que pudiera provocarle por la supuesta financiación ilegal.

"La creación del PDeCAT se podría identificar con una mera transformación, o incluso con un simple cambio de apariencia, del partido que impulsa su creación, CDC, para eludir las responsabilidades penales en que hubiera podido incurrir", ha añadido.

Donaciones a fundaciones

Los representantes de PDeCAT y Convergència han respondido sólo a preguntas de sus abogados sobre cuestiones técnicas. Han avalado la diferenciación entre ambas formaciones, como el cambio de titularidad que han acometido en los contratos de arrendamiento de sus sedes y locales o la titularidad de la página web que mantiene el primero.

De la Mata, por otro lado, ha tomado declaración, también en calidad de investigados, al presidente y el vicepresidente del grupo Ortiz Construcciones y Proyectos, Juan Antonio Carpintero y Emilio Carpintero, respectivamente. El juez indaga sobre las donaciones realizadas a las fundaciones bajo sospecha de haber servido de tapadera para la financiación ilegal de Convergència, Catdem y Forum Barcelona.

Entrar en el mercado catalán

Los empresarios han reconocido que hicieron donaciones económicas. También han apuntado que desconocían por completo que las fundaciones tuvieran relación con ningún partido político.

Según los emprendedores, las donaciones respondían a una estrategia comercial para darse a conocer, posicionarse y tener presencia en Catalunya. Los empresarios madrileños han afirmado que apoyaban la promoción cultural de la comunidad autónoma para poder "entrar en el mercado catalán".

El 'caso 3%'

De la Mata asumió el pasado mes de abril la instrucción del llamado caso 3% que investiga la financiación irregular de Convergència mediante donaciones. El juez sospecha que durante once años, el partido catalán estuviese recibiendo fondos privados a través de las fundaciones a cambio de manipular concursos públicos y adjudicaciones.

Según recogió el juez en el auto con el que tomó las riendas del caso, las donaciones irregulares ligadas a adjudicaciones ascenderían a más de un millón de euros.