Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El pleno del Parlament de Cataluña, el 1 de diciembre de 2021 / DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

El Parlament aprueba los presupuestos de la Generalitat de 2022 con la abstención de los comunes

Las cuentas han salido adelante con los votos a favor de ERC y JxCat, junto al aval de los de Albiach y el no de la oposición y la CUP

2 min

El pleno del Parlament ha aprobado los presupuestos de la Generalitat para 2022. Las cuentas han contado con los votos a favor de JxCat y ERC, que son las dos formaciones que han marcado las bases de éstas, y la abstención de los comunes.

La líder de los comuns, Jéssica Albiach / PARLAMENT.CAT
La líder de los comuns, Jéssica Albiach / PARLAMENT.CAT

El aval de los de Jéssica Albiach ha hecho posible que salieran adelante, dado que ha contado con el voto en contra de la oposición y de la CUP. Estos presupuestos serán los primeros en estar vigentes a partir del 1 de enero, algo que no ocurría desde 2010.

Rechazo de la CUP

La abstención de los comunes, con los que el Govern alcanzó un acuerdo hace pocos días, llegó después del rechazo de la CUP a los presupuestos. Este cambio de apoyos para las cuentas hace repensar la mayoría independentista del acuerdo de investidura.

Pere Aragonès, presidente catalán, en el Parlament / EP
Pere Aragonès, presidente catalán, en el Parlament / EP

El president Pere Aragonès (ERC) decidió ir de la mano de Albiach, después del contundente no de lo cupaires, que el republicano se había fijado como único socio para sacar adelante las cuentas. Esto crea una fractura en el independentismo, que también se ha hecho palpable entre JxCat y ERC.

Presupuestos

Las cuentas que entrarán en vigor el 1 de enero incluyen un gasto total de 38.139 millones de euros. Esto supone un incremento de 5.618 millones (el 17,3% más), respecto a las últimas cuentas aprobadas de 2020.

No obstante, las compensaciones comarcales, según el ámbito territorial, son cuestionables. Estas van desde los descensos de un año a otro que superan el 85% menos, como es el caso del Vall d’Aran, o el superávit de algunas zonas de la Cataluña central.