Menú Buscar
Feria de peleteros / EP

Ocho empresas de Igualada participaron en una feria de Milán días antes del brote de coronavirus

La consejera de Salud de la Generalitat evita ahora buscar culpables del principal foco de Cataluña tras señalar a una enfermera del hospital de la capital de la Anoia

6 min

Un mínimo de ocho empresas de Igualada participaron en Lineapelle, la feria de peletería de Milán, entre el 19 y el 21 de febrero de este 2020, cuando Italia ya tenía los primeros casos de coronavirus. Los empresarios pudieron acudir sin problemas porque el país transalpino todavía no había tomado las medidas extremas para frenar el avance del virus SARS-CoV-2, aunque las autoridades sanitarias españolas ya pedían a los viajeros que tomaran precauciones.

En este sentido, La Rioja y la Comunidad Valenciana, que también contaron con representación en Milán, avisaron a los feriantes de los peligros a su regreso de la ciudad italiana. De hecho, el departamento de Salud Pública de la Generalitat Valenciana recomendó por carta el 24 de febrero a todos los empresarios que habían participado en el evento y en la feria de calzado de Milán --que se celebró tres días antes-- que acudieran a su médico si notaban el más mínimo síntoma. Cataluña, en cambio, no se puso en contacto con el sector.

En este escenario, y sin advertencias del Govern, algunos empresarios igualadinos que estuvieron en Lineapelle asistieron, según fuentes consultadas por Crónica Global, a la famosa comida multitudinaria celebrada el pasado 28 de febrero --siete días después de la feria-- y en la que participaron unas 80 personas, según la Generalitat; 53 según la enfermera a la que señaló Salud como vector. Entre ellas también estaban miembros del patronato del Hospital de Igualada y su director, Fermí Capdevila --amigo del alcalde de la localidad, Marc Castells--, así como trabajadores del centro sanitario. Dicha comida fue el origen del brote de coronavirus en la cuenca de Òdena, según reveló este viernes la Generalitat. 

Enfermera acusada

El Govern, en cambio, ha omitido cualquier referencia a la presencia de estos empresarios en el ágape. Según la versión inicial de la consejera de Salud, Alba Vergés, del secretario de Salud Pública, Joan Guix, y de la subdirectora del CatSalut, Marta Chandre, el origen del brote en Igualada es una enfermera del hospital que habría participado en la comida y que fue la primera persona diagnosticada en la ciudad, el 9 de marzo. Pero ella ha negado que estuviese allí.

“Ni asistí a la comida ni mi familia ha viajado a Italia”, explicaba este mismo viernes la trabajadora en un comunicado enviado a La Veu de l'Anoia. Admite que fue la primera profesional que dio positivo, pero que ella en ningún momento estuvo presente en dicho evento que la propia Consejería de Salud admite que fue el origen de todo. Hay que recordar que Igualada y sus alrededores representan el área más afectada por coronavirus en Cataluña.

Culpables

La principal sospechosa no es la única que niega los hechos. Un colega del Hospital de Igualada, David Roncero Carrera, ha salido a defender a la enfermera. Asegura que ella “no había realizado viajes recientemente” y que se la ha acusado “erróneamente” de ser la paciente número cero, ya que “muy probablemente se ha infectado” en el Hospital de Igualada. Apunta que el origen del brote puede ser “un paciente ingresado con coronavirus sin ser diagnosticado” y “la enfermera es una víctima más de la epidemia”.

Preguntada este sábado en rueda de prensa, V​ergés ha evitado hacer referencia a los viajes de Milán de los empresarios de Igualada y ha llegado a decir que se ha interpretado mal la versión del Govern, porque “no es hora de buscar culpables”, cuando fue la propia consejería la primera en apuntar a la profesional sanitaria en su afán de localizar el origen del brote. Con esta intención de no buscar responsables se ha expresado este sábado Marc Castells (JxCat), que subraya que “el único culpable de lo sucedido es el coronavirus”.

Política

El posconvergente está ganando presencia en los últimos días tras el brote del Covid-19 que azota la cuenca de Òdena. Igualada fue la primera población de Cataluña en declarar el confinamiento de sus ciudadanos, adelantándose incluso al Govern, al que ha pedido más médicos para hacer frente a la pandemia.

Pese a que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, dice que no es el momento de pensar en las elecciones, JxCat aún tiene que decidir cuál es el candidato de la formación política para los comicios anunciados.