Menú Buscar
Los Mossos d'Esquadra, durante la intervención policial contra los CDR en Barcelona / CG

Los Mossos investigan a radicales que instan a grabar las cargas policiales

"Escóndete en el balcón y graba", es el mensaje que el activismo independentista ha distribuido, especialmente en Girona, y que la policía autonómica analiza

28.10.2019 00:00 h.
4 min

A la actitud agresiva del independentismo radical se unen ahora llamadas a señalar a los policías que participan en el operativo Minerva, encargado de garantizar la seguridad en las calles tras la sentencia del 1-O.

Los Mossos d’Esquadra investigan la distribución de mensajes entre activistas independentistas que instan a grabar las cargas policiales desde los balcones. Se trata de consignas que, según fuentes policiales, pueden poner en peligro a los agentes y favorecer escraches. De hecho, plataformas como Anonymous Catalonia está divulgando ya algunas imágenes de mossos y policías nacionales.

Según estas fuentes, ese llamamiento a la grabación oculta se ha detectado sobre todo en Girona, uno de los epicentros del activismo secesionista tras la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 1-O.

"La policía no sabe que estáis"

“Las personas que durante estos días de protestas graban escondidas desde el balcón: sois las más importantes, porque la policía no sabe que estáis y que los estáis grabando, por tanto, actúan como si no estuvierais”, es el mensaje distribuido por Whatsapp.

Si durante las protestas te da miedo salir a la calle, escóndete en tu balcón y graba. Haznos llegar cualquier abuso policial”, añaden.

La policía autonómica, según explican desde el cuerpo, está muy atenta a determinado activismo radical en las redes sociales –magnificado a través de bots, programas informáticos que permiten la distribución automática--, de ahí que casos como éste, en el que se puede poner en peligro a los agentes, haya dado lugar a una investigación específica.

Máxima presión contra los Mossos

El análisis de este activismo se produce en un momento de máxima presión contra los Mossos, a los que se acusa de reprimir a los manifestantes. El presidente Quim Torra se ha sumado a esos reproches a la actuación de los Mossos y Policía Nacional, instando al consejero de Interior, Miquel Buch, a abrir una investigación, tal como también ha exigido la CUP.

Miquel Buch (i), consejero catalán de Interior, con Quim Torra, presidente autonómico / EFE
Miquel Buch (i), consejero catalán de Interior, con Quim Torra, presidente autonómico / EFE

Asimismo, ha propuesto crear una comisión de investigación en el Parlament para que asociaciones dedicadas a los derechos humanos –en su mayoría subvencionadas y afines al independentismo—y el Síndic de Greuges –que ya se ha posicionado contra la actuación policial en un informe enviado a la Comisión Europea—expresen su opinión. Así lo anunció la semana pasada en sede parlamentaria.

En los altercados registrados el sábado por la noche, según explicó la Consejería de Interior, el Servicio de Emergencias Médicas (SEM) realizó 44 atenciones, 25 de ellas correspondientes a agentes de policía.

El cabreo de los Mossos

Tal como publicó este medio, los ataques de Torra a los Mossos ha supuesto la puntilla para un cuerpo que, desde hace meses, denuncia falta de efectivos y de protección por parte la cúpula policial.

Los mensajes cruzados entre miembros de la BRIMO (antidisturbios) evidencian el “profundo cabreo” existente, según fuentes sindicales, tras recordar que “ha habido 300 mossos heridos”, mientras que el 'president', “en lugar de hacer una defensa sin paliativos de su propia policía, una institución básica de su gobierno, visitar a los agentes y esperar a que todo se calme, anuncia actuaciones”.