Menú Buscar
Carlos Lesmes, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) / EFE

Lesmes avisa: “Cuando la Constitución resulta golpeada no puede renunciarse a defenderla”

El presidente del CGPJ muestra su apoyo al instructor de la causa del ‘próces’, Pablo Llarena, por los “ataques personales” que ha sufrido

6 min

Carlos Lesmes, el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del poder Judicial (CGPJ), ha avisado de que cuando la Constitución resulta "golpeada" no puede renunciarse a defenderla. Además, ha mostrado su apoyo a los jueces que sufren "ataques personales", como ha sido el caso del magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que ha llevado la instrucción del denominado proceso soberanista. "Ataques personales alentados no solo desde ciertos sectores sociales, sino, y lo que es más preocupante, por algunos responsables políticos" ha añadido Lesmes.

El acto de apertura del año judicial se ha focalizado en la defensa del Estado de derecho coincidiendo con el 40 aniversario de la Constitución española. Lesmes se ha referido en numerosas ocasiones --sin mención concreta-- al procés, pendiente de enjuiciamiento en el Tribunal Supremo.

Críticas a alemania 

El presidente del Tribunal Supremo se ha referido a las recientes decisiones judiciales de los tribunales alemán y belga sobre el fugitivo Carles Puigdemont y algunos de los exconsellers en el extranjero. El juez ha advertido de la "grave incertidumbre" por interpretar "de forma unilateral" mecanismos jurídicos autónomos como las euroórdenes. Lesmes ha recordado que la Constitución es la "expresión democrática del poder político" y es "permeable" a las transformaciones políticas y sociales del momento.

El magistrado ha aclarado que la Constitución no se puede entender como "políticamente neutra" porque es la que mantiene la "convivencia democrática a través de un determinado modelo, querido y definido por el pueblo español". Además, ha apuntado que es "irrenunciable" respetarla porque la democracia no existe "sin reglas, sin derecho, ni puede construirse sobre andamiajes que dividen a la sociedad".

Los populismos

Lesmes ha prevenido sobre el riesgo de los discursos populistas y "los planteamientos identitarios excluyentes". Ha advertido de que si el seguimiento de la norma constitucional resulta "golpeada no puede renunciar a defenderse, pues ello comportaría renunciar a la defensa de sus principios fundacionales, y del propio Estado, que es democrático y de derecho".

El presidente del Tribunal Supremo ha recordado que en algunos momentos de la historia "la violencia o la astucia --cuando no la combinación de ambas-- han permitido desbordar un determinado modelo orgánico de democracia constitucional" fracturando "profundamente a la sociedad" y alterando "gravemente la convivencia". "Los resultados son siempre inciertos", ha observado el juez antes de parafrasear al historiador francés Alexis de Tocqueville "la parte más difícil de inventar es el final".

Ciudadanos libres e iguales

Lesmes ha indicado que todo lo que se encuentre fuera de la norma constitucional "debilitaría" las libertades y los derechos. El juez ha subrayado que esto es lo que ocurre cuando "se intenta erosionar la legitimidad del poder judicial mediante acciones que exceden con mucho la libertad de expresión o el derecho de defensa" o cuando se intenta convencer a la sociedad de democráticos "aquellos actos de poder público que pretenden convalidar la ilegalidad o la ausencia de derecho".

El presidente del órgano de gobierno de los jueces ha insistido en que para la preservación del Estado de derecho se necesita una "comunidad de ciudadanos libres e iguales, que crea en sus valores y los interiorice desde una actitud racional, madura y reflexiva".

Representación institucional y política

El acto de apertura del año judicial ha sido presidido por el rey Felipe VI. También ha asistido un gran número de representantes públicos como la presidenta del Congreso, Ana Pastor; la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; la ministra de Justicia, Dolores Delgado; la presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega, junto al vicepresidente y los magistrados del Tribunal Supremo.  

Dirigentes políticos no han querido perderse este importante acto que da inicio al curso judicial como el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; diputados como Ignacio Prendes y Rafael Catalá, exministro de Justicia. También han asistido portavoces de los grupos parlamentarios y los presidentes y portavoces de las Comisiones de Justicia del Congreso y del Senado; la exfiscal general del Estado Consuelo Madrigal; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, y el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán.

Destacadas en Política