Menú Buscar
Los políticos de JxCAT Laura Borràs y Quim Torra, que obedecen a Carles Puigdemont / EFE

JxCAT se aferra a la figura del relator para desdeñar el pacto de ERC y PSOE

Quim Torra y Laura Borràs defienden que la falta de este mediador resta "garantías" al acuerdo y aseguran que los neoconvergentes tienen "voluntad de sentarse" con el nuevo Gobierno

5 min

Las críticas de Junts per Catalunya contra el pacto entre ERC y PSOE para sacar adelante la investidura de Pedro Sánchez no cesan. Después de amenazar con un adelanto electoral y cargar contra los republicanos a través de las redes, Quim TorraLaura Borràs han destacado la figura del relator para afilar sus dardos contra ERC, una figura que no se nombra en el texto de acuerdo y que es destacada por ambos políticos como la garante de que los acuerdos pactados se llevarán a cabo.

Tanto el presidente de la Generalitat como la consejera de JxCAT en el Congreso de los Diputados han sacado su dialéctica más agresiva para atacar al partido de Oriol Junqueras en sus declaraciones con los medios. Sobre todo, destacando que el objetivo primordial de las reuniones entre ERC y los socialistas debería haber sido la de asegurar que se cumpliría con lo acordado.

Referencias a Pedralbes

La figura del relator comenzó a tener relevancia durante las conversaciones que mantuvieron Gobierno y Govern a finales de 2018 en Pedralbes. La aceptación de la ejecutiva del PSOE de esta denominación provocó gran cantidad de críticas fuera y dentro del partido. Entre ellas, la de Felipe González, quien no dudó en tildarla como una forma de degradar las instituciones. Finalmente, esta figura desapareció de la mesa de diálogo, un gesto que el presidente Torra considera un revulsivo contra las garantías de los acuerdos. "El PSOE se levantó porque queríamos garantías, y una garantía era un relator, cosa que en el pacto entre ERC y el PSOE no aparece", ha declarado. 

Borràs va incluso más allá en su defensa de este mediador. "Si hay tanto escepticismo a la hora de hacer una negociación para conseguir este acuerdo, lo que se debería haber hablado es de tener garantías" ha declarado la exconsejera en RAC1 antes de destacar que "en el documento de Pedralbes ya había la figura de una persona que diera cumplimiento de los acuerdos". Así asegura que el pacto que ha aceptado ERC solo es un documento que permitiría que "15 días después" de la investidura "se sienten los gobiernos a hablar y, cuando se hable, se diga que no se puede hacer".

Quejas por no estar "invitado"

Borràs también ha tenido momento para desvincular al Ejecutivo catalán de las conversaciones entre republicanos y socialistas y, por ende, de las decisiones tomadas respecto a Cataluña. "La parte mayoritaria de este Govern --y quien tiene la presidencia-- ha estado al margen, no ha estado invitado", ha comentado, en la misma línea esgrimida por Quim Torra, quien asegura que el pacto ERC-PSOE es legítimo pero no vincula a las instituciones. "Ninguna negociación que pueda tener un partido político con otro vincula al Govern", ha asegurado, dejando claro que lo acordado tendrá que pasar por el beneplácito de su partido para salir adelante.

Según la portavoz de JxCAT en el Congreso, Torra ha demostrado "en todo momento la predisposición" para "sentarse, hablar y resolver" el conflicto territorial y ha añadido que en cuanto el Gobierno central esté formado, el president llamará a Sánchez para "inmediatamente ponerse a trabajar". Lo que no ha hecho Borràs, pero sí Torra, ha sido desgranar la dirección de este trabajo: la consecución de "un diálogo en condiciones, con garantías y que trate los temas que la ciudadanía de Cataluña nos ha encargado tratar. Es decir, los tres puntos conocidos de ejercicio del derecho a la autodeterminación, amnistía, fin de la represión y libertad de los presos políticos y exiliados".