Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del portal atacado por Arran en Sant Cugat del Vallès, señalando al juez Pablo Llarena / EFE

Los jueces exigen "seguridad" a Interior cuando trabajen en Cataluña

El Consejo General del Poder Judicial pide al departamento de Grande-Marlaska, a la Fiscalía y a la Generalitat que actúen "de inmediato" contra Arran, que atacó la casa de Pablo Llarena

4 min

Los jueces han exigido hoy jueves "seguridad" al Ministerio del Interior cuando trabajen en Cataluña. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha solicitado al departamento que comanda Fernando Grande-Marlaska que adopte las "medidas de protección necesarias" para los magistrados que prestan servicios en la autonomía, así como para el letrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo Pablo Llarena, cuyo domicilio fue atacado por Arran, los cachorros de la CUP, en Sant Cugat del Vallès (Barcelona) ayer.

El ataque de Arran a la casa del juez Llarena con pintura amarilla

En una nota pública, la comisión permanente del órgano de gobierno de los jueces ha instado también a la Fiscalía General del Estado, al Ministerio del Interior y a la Consejería catalana de Interior a que adopten "de inmediato" las iniciativas que se precisen para "la persecución de las personas y grupos" que participaron en el ataque con pintura amarilla al portal de la casa del magistrado. El CGPJ ha manifestado su "más absoluto rechazo" a la agresión política y ha subrayado que "un grupo organizado de enmascarados" atacó la vivienda "mientras uno de sus hijos [de Llarena] se encontraba en el interior".

Condena a las intimidaciones

El órgano de gobierno del Poder Judicial, que estará presidido por Manuel Marchena en sustitución de Carlos Lesmes a partir del próximo 4 de diciembre, ha cargado contra "toda conducta de intimidación" a los jueces de Cataluña y ha manifestado su "aliento y compromiso" con ellos. Asimismo, el CGPJ ha querido mostrar su "reconocimiento más firme por la labor constante, callada y meritoria que prestan cada día en beneficio de la comunidad". En opinión del ente que gobierna la Justicia en España, el ataque simboliza también una agresión contra "todos los jueces que ejercen en Cataluña". 

Los radicales de Arran, en pleno ataque a la casa de Pablo Llarena en Sant Cugat del Vallès / TWITTER

Los radicales de Arran, en pleno ataque a la casa de Pablo Llarena en Sant Cugat del Vallès / TWITTER

Por ello, la comisión permanente del CGPJ ha querido dejar claro su "más absoluto rechazo" a las expresiones de apoyo a unas conductas que ve "criminales". También ha subrayado el organismo presidido por Carlos Lesmes que condena "a quienes las estén alentando".

Los Mossos investigan

Cabe recordar que el segundo ataque de Arran a un domicilio del magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que instruye la macrocausa contra el procés independentista en Cataluña, está siendo investigado por los Mossos d'Esquadra. El acto de intimidación consistió en rociar con pintura amarilla el apartamento que el magistrado tiene en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), para luego jactarse de ello en su perfil oficial en Twitter. Cabe recordar que es el segundo envite de los independentistas radicales, tras pintar la palabra fascista ante el chalé del letrado en Das (Girona) en marzo.

Horas después del atentado amenazador de los llamados cachorros de la CUP, un grupo de ciudadanos se ha dirigido a la vivienda para limpiarla con disolvente y rasquetas. Según ha revelado el tuitero Marco Chiazza, la acción pretende "hacer aquello que las administraciones aún no han hecho". El acto de solidaridad con Llarena ha generado una lacónica respuesta de los antisistema, que han contestado que perciben el acto de limpieza como "una falta de apreciación por el arte combativo".