Menú Buscar
El exdirector general de Turisme de Barcelona, Jordi William Carnes, en un acto público anterior / CG

La guerra interna del Ayuntamiento de Barcelona liquida a Jordi William Carnes

El 'sector Pisarello' (BComú) filtró el informe de Turisme de Barcelona que forzó el cese del director general, desautorizando al concejal responsable, Agustí Colom (ICV)

06.02.2018 00:00 h.
6 min

La guerra interna del Ayuntamiento de Barcelona se ha cobrado la cabeza de Jordi William Carnes. El sector de BComú afín al primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, filtró el informe de Turisme de Barcelona que forzó el cese de su director general ayer, lunes, 5 de febrero. Lo hizo a espaldas del propio Agustí Colom, concejal de Turismo (ICV) y edil delegado en el consorcio público de promoción turística. 

Según han explicado fuentes cercanas al ente, la auditoría del ejercicio 2016 que avanzó El Periódico y que consigna "gastos sin autorizar" con la Visa de William Carnes fue filtrada de forma interesada.

Falta documentación

"Por tres motivos. Uno, porque Jordi William Carnes ya había anunciado su voluntad de marcharse del organismo. En el ayuntamiento se sabía, pero se quería ensuciar su salida con un informe que mancillara su gestión", han indicado fuentes cercanas.

El documento nació de un requerimiento de la Intervención General, que pende del área de Pisarello. El director general respondió enviando todas las facturas requeridas, pero omitió parte de la documentación. ¿Hay irregularidades? "No. Simplemente hay lo que cita el informe: 'facturas sin justificar'. Ello no significa ni que haya robado ni que se haya hecho un mal uso. Simplemente que falta la documentación adjunta a esas facturas. Papeles que existen, pero que Turisme no envió al no verlos necesarios".

Colom, desautorizado

"Y tres: porque la auditoría se filtró a El Periódico desde el sector Pisarello y Gala Pin, concejal de participación y vocal del ayuntamiento en el consorcio público-privado, sin informar a Agustí Colom. El edil de Turismo se enteró de que el diario tenía el informe cuando salía de una reunión con los grupos municipales a mediodía. Acababa de informales y decirles que ese documento no estaría listo hasta mañana [por hoy]".

De hecho, las fuentes consultadas han subrayado que en el comité ejecutivo extraordinario de Turisme de Barcelona celebrado ayer, Colom no afeó a William Carnes su conducta porque entiende que no hay mala praxis. Tampoco lo hizo Joan Gaspart, presidente del órgano de gobierno. Sólo se acordó que la Cámara de Comercio de Barcelona hará un contrainforme de gestión. 

Guerra Comunes-ICV

El adiós de Jordi William Carnes de Turisme de Barcelona hay que enmarcarlo, más que en la mala gestión, en la guerra soterrada BComú-ICV para hundir al directivo y hacerse con el control efectivo del organismo de promoción turística.

En un lado, se sitúan el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, y la concejal Gala Pin, edil de participación. Abogan por una postura más beligerante con el empresariado local. En el otro, Agustí Colom y el resto de electos de ICV, mucho más conciliadores con los industriales barceloneses. La salida ayer del directivo se enmarca en una victoria del primer bando.

¿Quién sustituye a William Carnes?

¿Quién tomará ahora las riendas del poderoso organismo que vende Barcelona como destino? "Sus dos subdirectores: Ignasi Nacho de Delàs --un perfil técnico-- y Albert de Gregorio, un hombre de confianza de BComú colocado en junio de 2017 para controlar a William Carnes.

"De hecho, el director general ya estaba más fuera que dentro. En las reuniones del comité ejecutivo de Turisme de Barcelona ya ni hablaba. Lo hacían los dos subdirectores por él. Tampoco asistía a los actos públicos, siendo De Gregorio el que daba la cara", agregan.

¿Qué pasará ahora con Turisme?

Directivos del sector turístico consultados por este medio van un paso más allá. "Ahora se avecina una limpieza a fondo de Turisme de Barcelona. El próximo directivo señalado será Joan Gaspart, que tampoco es del agrado del sector duro de los comunes", han avisado.

"Hay que esperar que salgan más pufos. Se peinará la venta de entradas del FC Barcelona y el bus turístico. Es la oportunidad de BComú para intervenir a fondo en el ente y romper el tridente Jordi Clos (vicepresidente segundo), Joan Gaspart (presidente) y Jordi William Carnes (ex director general). En paralelo, se abrirá un proceso rápido para encontrar a un nuevo máximo ejecutivo", han abundado.

Momento crítico para el turismo

Profesionales del sector han puesto de relieve otro elemento: la salida de William Carnes coincide con un momento crítico para el turismo en Barcelona.

"Desde BComú se le tenía ganas al consorcio y planeaban intervenirlo. Pero yerraron en el análisis: el desafío independentista ha hundido la industria vacacional en la ciudad. Ahora se precisa de más promoción que nunca. El ayuntamiento necesita a Turisme de Barcelona. Quizá podrán ordenar el sector --apartamentos, bicicletas, segways-- pero deberán aplazar su intención de dejar al ente bajo mínimos".

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información