Menú Buscar
Estudiantes de bachillerato antes de comenzar los exámenes de las PAU en el Campus Ciutadella en Barcelona / EUROPA PRESS

La Generalitat vuelve a señalar a los estudiantes que quieren hacer la selectividad en castellano

Los examinadores reparten las pruebas en catalán y, solo si alguien lo pide, se le entregan en español, aunque se registra como “incidencia”

3 min

Un año más, la Generalitat discrimina a los estudiantes castellanohablantes en la selectividad o PAU (pruebas de acceso a la universidad). Los examinadores tienen la orden de repartir las pruebas en catalán y, solo si algún alumno lo pide, ofrecerle la alternativa en castellano. En cualquier caso, ello lo deben anotar como “incidencia”.

Según consta en las instrucciones enviadas por el Consejo Interuniversitario de la Generalitat de Cataluña a los profesores que ejercen de vocales durante la selectividad, estos deben “repartir primero los enunciados de examen en catalán y, solo si algún alumno lo pide, darle la versión en castellano”.

Selectividad castellano
La norma que obliga a repartir los exámenes de selectividad en catalán / AEB

El examen en castellano, una “incidencia”

“A efectos estadísticos, debe reflejarse en el informe cuántos se entregan en castellano, sin identificar los alumnos”, sigue el texto, tal y como denuncia la Asociación por una Escuela Bilingüe (AEB). En este mismo sentido, los profesores deben apuntar este dato en el apartado reservado a “incidencias”. Unas críticas a las que se suma Impulso Ciudadano.

Selectividad castellano incidencia
Hacer la selectividad en castellano, una "incidencia" en Cataluña / AEB

Cabe recordar que los futuros universitarios tienen derecho a recibir el examen en las dos lenguas oficiales de Cataluña, así como a responder en la que prefieran, catalán o castellano. No obstante, el procedimiento establecido hace que en muchos casos no puedan ejercer este derecho, porque nadie les informa de esta posibilidad.

Uso libre de las lenguas

Un procedimiento, por cierto, que choca contra la doctrina establecida por los tribunales sobre cómo debe ser la relación de la Administración con los ciudadanos en lo relativo al uso de las lenguas. De hecho, la justicia ha sentenciado en diversas ocasiones que los vecinos de las comunidades bilingües tienen derecho a elegir la opción lingüística que prefieran sin que el gobierno autonómico muestre preferencia por ninguna de ellas.

Con todo, cerca de 40.000 estudiantes han iniciado este 7 de julio las PAU en Cataluña. Una selectividad marcada por la pandemia del coronavirus, que ha obligado a una entrada escalonada en las sedes de los exámenes y a tomar medidas de higiene.