Menú Buscar

¡El catalán está en peligro!

Gerard Mateo
7 min

El catalán está en peligro de desaparecer. Lo afirma la Plataforma per la Llengua, la ONG del catalán, que solo en 2019 recibió 535.000 euros del Govern para defender que el idioma de Pompeu Fabra está herido de muerte. Es curioso, porque la misma entidad asegura que hay diez millones de catalanoparlantes. ¿Está en riesgo un sistema de comunicación con tal cantidad de usuarios? Yo tenía entendido que una lengua está viva hasta que muere su último hablante… Por aclarar: ni es cierto que vayamos a ver su extinción ni que tantas personas la usen en el día a día. Mienten más que hablan.

El último informe de esta ONG desliza que “el catalán debe ser la lengua común” en Cataluña, “eje vertebrador de la diversidad social y cultural”. Podrían predicar con el ejemplo, dado que el lazo amarillo que luce su presidente, el director del Servicio de Cirugía Maxilofacial del Taulí, Òscar Escuder, invita poco a la unión y a la cohesión que venden. Con todo, el documento está repleto de contradicciones e incongruencias (y omisiones: ni una mención al idioma que usan los niños en el patio; ¿habrán dejado de espiarlos?).

Cuestiones que no encajan: ya hemos visto los supuestos millones y millones de catalanohablantes que hay. Ello eleva el catalán a una de las 100 lenguas más habladas del mundo (se calcula que hay más de 6.800 en el planeta). ¿Eso es estar en peligro? Le preocupa a la Plataforma que solo uno de cada tres residentes en Barcelona y su área metropolitana usa el catalán de manera habitual. ¿Y? ¿De eso va defender la lengua? ¿De imponerla? No será que no lo intentan, con la llamada inmersión lingüística (eufemismo de discriminación y arrinconamiento del castellano). Pero ni por esas.

La Plataforma per la Llengua también tiene la desfachatez de decir que el “Gobierno atenta contra el catalán, contra los derechos lingüísticos y contra la unidad de esta lengua”. ¡Pero si ni siquiera se atreve a tocar el asunto de la fracasada inmersión lingüística! Varias sentencias dicen que una parte de la enseñanza ha de ser en castellano, ¡pero nadie las ejecuta! Están privando a mucha gente de la opción de formarse en su idioma materno. En cuanto a la “unidad”, la ONG del catalán está dolida porque hay quienes diferencian entre catalán, valenciano y balear. ¿Es culpa del Ejecutivo o es que molesta que haya otros nacionalismos dentro de los Països catalans?

Más apuntes del informe. “El número de habitantes de Cataluña que tienen el catalán como lengua primera es el más alto en los últimos 15 años”, un claro síntoma de que desaparecerá antes este idioma que el coronavirus. “El uso del catalán con los hijos aumenta en 121.000 personas entre 2013 y 2018 en Cataluña” (se ve que el hecho de que las nuevas generaciones lo hablen es signo de debilidad). Otro: “El catalán es la décima lengua de la UE en número de tuits y la novena en número de usuarios en Twitter”. “Más de medio millón de barceloneses quieren aprender catalán o mejorar su nivel”. ¡Qué negro futuro le auguro al catalán con todos estos datos!

Al margen de estas estadísticas, Plataforma per la Llengua ofrece más datos que se contradicen con su discurso victimista, como que el gigante Inditex ha incorporado el catalán en sus etiquetas; que las marcas de teléfono más vendidas en Andorra, España, Francia e Italia ya incorporan esta lengua; que el Milionària de Rosalía ha sido un éxito, y que casi la mitad de castellanoparlantes de Barcelona que asistieron al teatro en 2019 vieron en catalán la última obra (tampoco tuvieron muchas alternativas). Asimismo, pretenden que plataformas privadas como Netflix y Disney+ incorporen de inmediato productos en su idioma. Si es un negocio tan rentable, no entiendo cómo nadie ha creado todavía una plataforma de streaming solo en catalán. ¡Están perdiendo una oportunidad!

Así las cosas, los amigos de Plataforma no comprenden que, en un mundo globalizado (y con constantes novedades en el mercado), las empresas apuesten primero por abrirse paso entre las grandes comunidades (siendo, además, el castellano tan oficial como el catalán en Cataluña, aunque, a la hora de la verdad, muchas son las dificultades que tienen numerosos ciudadanos para expresarse con soltura en el idioma de Cervantes). Se creen el ombligo del mundo. Pero los ejemplos antedichos muestran que la llengua está muy viva.

Para terminar, otros apuntes del informe que me llaman la atención: dos de cada diez catalanoparlantes creen que “no tienen derecho” a hablar en su lengua materna a policías nacionales ni guardias civiles. Nueve de cada diez ciudadanos “piensan que en las comisarías se tendría que informar del derecho de poder utilizar el catalán o el castellano con carteles visibles”. Nueve de cada diez catalanes consideran que “los funcionarios del Estado deberían entender y hablar el catalán”. ¿Tanta gente? Serán los mismos que callan cuando TV3 subtitula el castellano u ofrece un traductor a Cayetana Álvarez de Toledo.

El catalán no solo no está en peligro, sino que vive su mejor momento.

Artículos anteriores
¿Quién es... Gerard Mateo?
Gerard Mateo

Barcelona, 1990. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Comenzó su camino profesional como colaborador en las publicaciones deportivas digitales Madrid-Barcelona y Defensacentral, antes de dar el salto al Diario Gol. Con posterioridad, y tras casi cinco años, aterrizó en Crónica Global, donde hoy por hoy ejerce de redactor jefe de actualidad y edición. Buscando explicación a todo.