Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un grupo de alumnos entra en el colegio en fila / EP

Familias de alumnos exigen una apuesta clara por la educación pública el 14F

AFFaC afirma que Cataluña es el tercer territorio con más enseñanza privada concertada de la UE, mientras que Alemania, Finlandia, Austria o Irlanda tienen el 90% del alumnado en centros públicos

6 min

Asociaciones de familias de alumnos han lanzado una campaña en la que interpelan directamente a los candidatos a las elecciones catalanas del 14F para exigirles un modelo de escuela pública de calidad. Recuerdan que Cataluña es el tercer territorio con más educación privada concertada de la Unión Europea, mientras que Alemania, Finlandia, Austria o Irlanda tienen más del 90% del alumnado en centros públicos.

AFFaC (Asociaciones Federadas de Familias de Alumnos de Cataluña) ha lanzado la campaña Matricula en la Pública para animar a las familias a preinscribir a sus hijos e hijas en centros públicos. Este año, sin embargo, la campaña coincide con la convocatoria de elecciones al Parlament y, por primera vez, la dirigen su mensaje directamente a los partidos políticos con un spot de vídeo donde les exige un posicionamiento claro sobre el modelo educativo de país que defienden.

La campaña #ElFuturésPública interpela de forma directa a los candidatos para que expliquen a la sociedad catalana "si quieren trabajar para garantizar una educación pública de calidad o si continuarán, como ha hecho hasta ahora el Departamento de Educación, apostando por la educación privada concertada". En eñl vídeo, que se estrena hoy martes, 9 de febrero, la entidad destaca que la crisis sociosanitaria actual "ha puesto en evidencia que los servicios públicos son esenciales para garantizar derechos fundamentales y recuerda que sólo apostando por la red pública podemos evitar que la educación se convierta en un privilegio para algunos y en un negocio para otros".

Planificación de recursos

La campaña reivindica, entre otros, la necesidad de hacer una planificación de los recursos adecuada a las necesidades de escolarización. "Una planificación que sea capaz, no sólo de ofrecer suficientes plazas públicas para todos los niños y jóvenes de Cataluña, sino también de garantizar que estas plazas sean de calidad. Hay, por tanto, incrementar el número de plazas, pero también es necesario dotar a los centros públicos de más espacios, más profesorado y más profesionales de atención especializada".

Se trata de una reivindicación "con la que la comunidad educativa ha insistido durante la última década, pero que este año cobra más sentido que nunca. La Covid-19 ha evidenciado las carencias de un sistema educativo colapsado como consecuencia de la dejadez y la falta de voluntad política del Departamento de Educación, más preocupado por contentar al lobby de la red privada concertada que para garantizar un derecho fundamental sin discriminaciones".

Segregación y pobreza

A juicio de AFFaC, la pandemia evidencia que "sólo unos servicios de gestión y provisión públicos fuertes permiten superar con éxito los retos globales. Los programas electorales de los partidos que se presentan a los comicios catalanes señalan, sin embargo, una clara voluntad de seguir apostando por la educación privada concertada, a pesar de que Cataluña se sitúa en los países de la Unión Europea con más segregación escolar, riesgo de pobreza y exclusión social, abandono escolar prematuro y una cada vez más elevada desigualdad social".

"Cataluña es el tercer país con más educación privada concertada de la UE, con sólo un 66% del alumnado en escuelas públicas. Mientras tanto, países como Alemania, Finlandia, Austria o Irlanda tienen más del 90% del alumnado en centros públicos, gracias a una clara apuesta política en defensa no sólo de la educación pública, sino también de la justicia y el progreso social", denuncian.

Por esta razón, el aFFaC exige "una política educativa valiente que afrontar los problemas de segregación, pobreza y desigualdad que la educación privada concertada agrava. es momento de avanzar, de mirar hacia delante, de innovar, de transformar. Y esto sólo se puede hacer abandonando la idea retrograda de una doble red que no garantiza el derecho a la educación, que no mira hacia la sociedad del futuro sino que relega el papel de la escuela a las necesidades económicas de las empresas y entidades que se esconden detrás de la institución escolar, con el objetivo de hacer de la educación un negocio".