Menú Buscar
Gabriel Rufián, el candidato de ERC en las elecciones generales, junto a plana mayor de Esquerra, tras ganar las elecciones / Efe

Esquerra toma el mando en el independentismo con su victoria electoral

El partido de Junqueras se impone a Puigdemont y al PSC, aunque se quede, a medio plazo, fuera de juego en la política española, pendiente de las decisiones de Sánchez

29.04.2019 00:23 h.
7 min

Un millón de votos. Esquerra ha ganado las elecciones generales en Cataluña por primera vez. Y ha ganado en el bloque independentista. Es un punto de inflexión. Es una victoria en votos y escaños, de forma clara, y se ha impuesto frente a Junts per Catalunya, el partido de Carles Puigdemont. El partido de Oriol Junqueras, sin renunciar a su proyecto independentista, quiere abrir una nueva etapa, más pragmática, y la ha iniciado con su victoria en Cataluña este domingo. Se trata de un cambio de hegemonía. Es lo que han intentado ‘vender’ sus dirigentes en los últimos meses, y ahora los resultados avalarían esta estrategia.

Esa idea, sin embargo, no estará reñida con la voluntad de negociar un referéndum de autodeterminación. Siempre pactado. El vicepresidente de la Generalitat, y consejero de Economía, Pere Aragonès, lo constató sólo conocer los datos. "En España ha ganado Pedro Sánchez, pero en Cataluña ha ganado Oriol Junqueras", al pedir un "diálogo" que pudiera posibilitar ese referéndum, algo que ha rechazado Pedro Sánchez en toda la campaña electoral. 

Resultados elecciones generales en Cataluña 2016-2019 / CG

Un golpe en la mesa

Esquerra consiguió este domingo 15 diputados, con casi un 25% de los votos, con un millón de votos, dejando claro que es el primer partido en Cataluña, por encima del PSC, que se ha recuperado y que ha contribuido a la victoria del PSOE en toda España, con 12 escaños y el 23,2% de los votos, y un total de 948 mil votos. Las dos fuerzas políticas pueden iniciar, a partir de ahora, un ciclo electoral paralelo, como las dos referencias políticas en Cataluña.

Los republicanos y los socialistas no serán las únicas refererencias, pero Esquerra sí ha dado un golpe en la mesa frente a su eterno adversario político: el mundo de la exConvergència, transformado ahora en el partido de Carles Puigdemont. Y el PSC recupera su influencia en la izquierda catalana, por delante de los Comuns.

Junts, cuarta fuerza política

Junts per Catalunya se queda como cuarta fuerza política, con siete diputados, menos de la mitad que los obtenidos por Esquerra, con 491 mil votos y un escaño menos que en 2016, con ocho. Entonces, Francesc Homs, su cabeza de lista, calificó los resultados de “malos”. El cambio es sustantivo. Esquerra lidera ahora el flanco independentista, y eso podría comenzar a sustanciarse con una exigencia mayor en el Govern de Quim Torra, a la espera de los resultados de las elecciones municipales del 26 de mayo y de unas posibles elecciones autonómicas en otoño.

Imagen de archivo de Oriol Junqueras y Carles Puigdemont cuando estaban al frente de la Generalitat / EUROPA PRESS

Una imagen en la Generalitat entre Oriol Junqueras y Carles Puigdemont

Ahora bien, ¿esos resultados dejan a Esquerra un papel determinante en la política española? Dependerá de los pasos que dé su dirección. La victoria del socialista Pedro Sánchez le permite escoger socios, y buscar una posible aproximación con Ciudadanos. Los 15 diputados republicanos en el Congreso podrían servir, pero el PSOE no quiere que sea ahora. Por ello, el independentismo ha perdido su papel en la política española, a corto plazo y medio plazo. Porque tampoco se desea contar con los siete escaños de Junts per Catalunya, que se ven ahora como los ‘irredentos’ afines a Carles Puigdemont.

El PSC crece a costa de los Comuns

El golpe de mano de Esquerra es contundente, y puede tener una continuidad en las elecciones municipales y europeas. En los comicios al Parlamento europeo, la batalla será directa, entre Oriol Junqueras y Carles Puigdemont, como cabezas de lista de ERC y de Junts per Catalunya.

Las elecciones generales en Cataluña dejan al PSC en una posición renovada, con 12 diputados, y casi 950 mil votos. Se trata de un trasvase, en gran medida, de votantes de los Comuns al partido socialista. La lista de Podemos en Cataluña, liderada por el abogado Jaume Asens, se ha dejado cinco diputados, de los 12 que obtuvo en 2016. Son los cinco que suma el PSC, que logró siete. Las posiciones se han invertido.

Cayetana Álvarez de Toledo (PP), Laura Borràs (JxCat), Jaume Asens (ECP), Vicent Sanchis (TV3), Gabriel Rufián (ERC), Meritxell Batet (PSC) e Inés Arrimadas (Cs), antes del debate de TV3 para el 28A / TV3

Los candidatos en las elecciones en Cataluña, en el debate que organizó TV3

Los bloques se mantienen

La ley electoral, en todo caso, sigue siendo influyente en los resultados finales. El PSC gana en la circunscripción de Barcelona, frente a Esquerra Republicana, con nueve diputados, frente a los ocho de ERC, 726.000 votos frente a 674.000 votos, por los casi 500.000 de los Comunes.

Los dos bloques en Cataluña, entre fuerzas políticas independentistas y no independentistas, aunque con la salvedad de que en los Comuns hay una gran parte que es soberanista –partidaria del referéndum de autodeterminación—se han mantenido respecto a las últimas elecciones generales. Pero con algunos cambios. El independentismo no llega al 40% de los sufragios, entre Esquerra, Junts per Catalunya y Front Republicà, la escisión de la CUP. Delante, las fuerzas no independentistas, incluyendo al PSC, los Comuns, Ciudadanos, PP y Vox, alcanzan el 58%. Lo determinante, y eso lo deberá demostrar la dirección de Esquerra, es que los republicanos dicen que desean iniciar una nueva etapa, que deje de lado de forma definitiva la vía unilateral.

Ciudadanos mantiene su apoyo

Ciudadanos ha logrado mantener sus apoyos, y se queda con los cinco diputados obtenidos en 2016, con 471.000 votos. No sube, sin embargo, como ha ocurrido en el resto de España, a pesar de tener como cabeza de lista a Inés Arrimadas, que ganó las elecciones autonómicas del 21 de diciembre de 2017.

Es el PP el que ha cobrado la peor parte, al pasar de seis diputados a uno, el de su cabeza de lista, Cayetana Álvarez de Toledo, con sólo 197.000 votos. Sin lograr incidir en el territorio de Ciudadanos, tampoco ha impedido la entrada de Vox, que consigue en Cataluña un diputado, con 146.000 votos.

En esa lucha final, en el campo independentista, quedaba una incógnita, que se centraba en Front Republicà, una escisión de la CUP, que se queda sin representación, al borde del 3%, con 100.000 votos.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información