Menú Buscar
Imagen de dos agentes de los Mossos d'Esquadra entrando en un edificio público / CG

La duda sobre el dispositivo del 1-O de los Mossos: ¿Estaban Guardia Civil y Policía informados?

Las versiones antagónicas sobre el plan 1-O respecto a la "insuficiencia" del 'binomio' de agentes por cada centro electoral se hacen irreconciliables

10.04.2019 00:00 h.
6 min

¿Fue “insuficiente” el plan del 1-O de los Mossos d’Esquadra para frenar el referéndum ilegal? ¿La Guardia Civil y la Policía Nacional estaban informados sobre el dispositivo conformado por el llamado “binomio” de la policía autonómica? Estas son algunas de las incógnitas que han emergido en la novena semana del juicio del procés en el Tribunal Supremo y representa uno de los mayores puntos de desencuentro entre los tres cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que intervinieron esa jornada.

La versión que han dado los mandos de la Policía Nacional y de las decenas de agentes de la Guardia Civil que han testificado iba en la misma línea. Según sus testimonios, la policía autonómica no tuvo nunca la intención de frenar el referéndum, sino todo lo contrario: quiso “facilitar” la votación y “permitir el recuento” una vez finalizado.

Así lo han aseverado desde los altos mandos, como el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, o el comisario de la Policía Nacional, Sebastián Trapote, que dirigió las unidades de su cuerpo en la jornada del 1-O, y destacó las "reticencias" del que fuera mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, para ser coordinado por el Ministerio del Interior. En la misma línea, este martes mandos intermedios y agentes que estuvieron en los puntos de votación han destacado que tanto el “diseño” del plan de los Mossos como la “actitud contemplativa” de la mayoría de los binomios que se encontraban en los colegios electorales inducía a pensar que no querían frenar la votación ilegal.

El 1-O vieron la “insuficiencia” del binomio

Las declaraciones de los guardias civiles y policiales nacionales han sido diametralmente opuestas a las de los mandos de los Mossos d’Esquadra que también han desfilado por el Supremo. El máximo responsable de los Mossos desde la aplicación del 155, Ferran López, aseguró que el plan del 1-O constaba de dos estapas, una primera con la función del binomio de Mossos y la segunda, que debía realizarse por parte de la Guardia Civil y Policía Nacional, que eran quienes tenían los efectivos de orden público.

López fue quien asistió en varias de las reuniones de coordinación previas al 1-O, encabezadas por Pérez de los Cobos, y sostuvo que el coronel de la Guardia Civil conocía el dispositivo del binomio que iban a efectuar los Mossos en los centros electorales.

Como en su momento Pérez de los Cobos, los testigos de este martes han vuelto a negar que tuvieran conocimiento del binomio de los Mossos de forma previa al 1-O. El jefe de información de la Policía Nacional para el 1-O ha acrecentado la brecha entre versiones al sostener que hasta las 6:30h de la mañana del mismo día del referéndum ilegal no se percataron de la "insuficiencia" del dispositivo. No fue, sin embargo, hasta las 8:30h que les llegaron las órdenes de actuar. Otro episodio que contrasta con el relato de López, que afirmó haber llamado al coronel de la Guardia Civil en la misma mañana del 1-O y que éste le respondió "que no sabían lo que estaba pasando".

Careo entre de los Cobos y Ferran López

La disparidad de versiones policiales provocó que Xavier Melero, abogado del exconseller de Interior Quim Forn, solicitara un cara a cara entre el coronel de la Guardia Civil y coordinador del operativo entre las tres fuerzas policiales, y Ferran López, para que el tribunal pueda desgranar las contradicciones entre ambos. El tribunal todavía no se ha pronunciado sobre dicha solicitud.

Fue también durante su declaración que López rechazó de plano que los Mossos llevaran a cabo “seguimientos” a agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional. El inspector jefe de la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional en Cataluña, Juan Manuel Quintela, había asegurado previamente durante su declaración ante el Supremo que la policía autonómica paró algunos coches y exigieron la documentación a los agentes que viajaban en ellos.

Para desmontar dicha acusación, el ahora director de los Mossos invocó las invitaciones que hicieron a los mandos de la Guardia Civil y Policía Nacional para que conocieran en todo momento "cómo estabamos trabajando”.