Menú Buscar
Toni Comín (i) y Carles Puigdemont (d), dos de los beneficiarios de la caja de solidaridad / EFE

Descalabro de la 'caja de solidaridad' para Puigdemont y Junqueras

Los independentistas no logran recoger los 4,1 millones de euros que reclama el Tribunal de Cuentas a los políticos por los gastos del 1-O

3 min

Descalabro de la llamada caja de solidaridad para pagar la fianza que pide el Tribunal de Cuentas al expresidente catalán prófugo, Carles Puigdemont; el exvicepresidente del Govern condenado por el procés, Oriol Junqueras, o el exconsejero catalán de Salud también huido, Toni Comín, por la organización del referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre de 2017.

Los independentistas no están logrando recoger los 4,1 millones de euros que pide el fiscalizador de las cuentas públicas al expresident y otros 30 electos y altos cargos por su papel en la realización de la consulta ilícita de secesión. El plazo para depositar la cantidad es mañana lunes, 17 de febrero. Todo indica que la cuenta bancaria donde se debe pagar el dinero no tendrá suficientes fondos --llevaba solo 800.000 euros el viernes--, por lo que el tribunal valorará si inicia un proceso de embargo a los condenados.

Salen los 'pesos pesados'

La situación crítica de la llamada caja de solidaridad, que coordinan los expresidentes del Parlamento catalán Ernest Benach (ERC) y la xenófoba Núria de Gispert (Demòcrates), ha obligado al independentismo a sacar a sus figuras más rutilantes para que hagan un llamamiento público para recoger dinero.

Así, el domingo han donado y lo han explicado el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona (CCB), Joan Canadell, y Diana Riba, eurodiputada de ERC en la cámara comunitaria. Otras figuras del soberanismo, como Toni Comín, han dado difusión a los esfuerzos de recolección de fondos.

Más de treinta independentistas

Si el intento falla y la caja de solidaridad no logra abonar los 4,1 millones el lunes, el Tribunal de Cuentas podría decidir adoptar medidas para resarcir al erario público. Ello podría suponer procedimientos de embargo de bienes a Puigdemont, Junqueras y otros 30 políticos, expolíticos y altos cargos del Govern.

Entre los afectados figuran exconsellers como Carles Mundó, Meritxell Borràs, Neus Munté y Santi Vila, amén de Amadeu Altafaj, exrepresentante del Gobierno catalán en la Unión Europea (UE). También deben responder por el importe pedido Natàlia Garriga, Ignasi Genovès, Jaume Mestre, Antoni Molons, Joaquim Nin, Eva Pardo, Teresa Prohias, Albert Royo, Jordi Sierra, Francesc Sutrias, Josep Vidal, Rosa Vidal y Aleix Villatoro, entre otros.