Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El diputado de la CUP Carles Riera / EFE

La CUP propone otro referéndum independentista para crear más "conflicto"

En plena crisis sanitaria, social y económica por la pandemia, la formación nacionalista apela a la "desobediencia civil masiva" para crear "una situación de colapso" en España

5 min

En medio de una crisis sanitaria global sin precedentes, que ha desembocado una grave crisis social y económica en Cataluña y en el resto del mundo, la CUP reclama la convocatoria de un referéndum de "autodeterminación" en Cataluña para agravar el "conflicto" con España

La autodenominada "izquierda" independentista se plantea como objetivo prioritario organizar un referéndum de secesión antes de 2025 como nuevo "elemento conflictivo con el Estado español", algo que permita situar en el centro del tablero el mecanismo para resolver lo que llaman "conflicto nacional".

"Colapso"

Así se desprende de la propuesta política que ha aprobado este viernes la CUP para presentarse a las próximas elecciones autonómicas del 14 de febrero en Cataluña. Unos comicios en los que aspira a convertirse en "agente clave" para marcar "la agenda social y política del país", según han anunciado en un comunicado.

La propuesta de la formación ultranacionalista considera que el Estado "no facilitará una salida democrática al conflicto" y que desplegará "toda la represión que sea necesaria", por lo que defiende que la única vía para poder ejercer "la soberanía en todos los ámbitos" es "el conflicto como motor de cambio".

En esta línea, la CUP aboga por que las instituciones "refuercen el conflicto con el Estado", cuestionen "sus límites competenciales y sus vulneraciones de derechos" y empujen a un escenario de "desobediencia civil masiva" que acabe generando "una situación de colapso" que permita resolver el conflicto "mediante el ejercicio de la autodeterminación".

"Confrontación"

"Nos comprometemos a trabajar para generar las condiciones óptimas para hacer efectiva una ruptura con el Estado español en nuestro camino hacia la independencia", afirman en su documento.

Al igual que los posconvergentes de JxCat y el prófugo Carles Puigdemont, la CUP subraya que "nos hace falta volver a coger la iniciativa en la confrontación con el Estado para defender nuestros derechos y libertades como pueblo", sostienen.

"Ruptura unilateral"

En un comunicado, la CUP asegura que el partido ha aprobado esta propuesta y, tras ello, presentará públicamente su "plan estratégico" de cara a los comicios catalanes en un acto el 3 de diciembre en la antigua fábrica Fabra i Coats de Barcelona.

Los cupaires argumentan que un referéndum para resolver el conflicto solo puede ser posible por dos vías: una negociación con el Estado que incluya el reconocimiento de Cataluña como nación y permitir lo que denominan "derecho a la autodeterminación" de Cataluña, o bien ejercerla "mediante una ruptura democrática unilateral".

Contra la ley y a favor de los boicots

En su documento, la CUP hace énfasis en la necesidad de internacionalizar el conflicto ultranacionalista catalán, aunque advierte de que "las instituciones internacionales no actuarán regidas por la defensa de los derechos, sino que deberán ser obligadas a hacerlo ante unas condiciones que hagan inviable su falta de posicionamiento".

Para la CUP, la sociedad catalana debe asumir el poder "vía desbordamiento" (sic), lo que "desmonta la tesis del paso de la ley a la ley", por lo que consideran que la desobediencia debe basarse en "una movilización masiva, permanente y sostenida".

La formación independentista también plantea en su propuesta política una "desconexión, no colaboración y boicot" a aquellas empresas del Ibex-35 que, a su peculiar modo de ver, "participaron en el boicot" al referéndum ilegal de secesión del 1-O de 2017.

Destacadas en Política