Menú Buscar
Padres de los CDR universitarios 'indepes' ante una barricada / FOTOMONTAJE DE CG

Los CDR universitarios desbordan a los sindicatos de enseñanza

El independentismo moviliza a los estudiantes tras la condena del 'procés' mientras UGT y CCOO se ponen de perfil

25.10.2019 00:00 h.
5 min

Aunque UGT y CCOO son los dos sindicatos mayoritarios de la enseñanza en Cataluña, se ponen de perfil ante la respuesta de los estudiantes a la sentencia del 1-O. Por el contrario, los CDR universitarios han impedido el acceso a las facultades, y las organizaciones independentistas, pese a ser minoría, se han unido a las protestas para condenar las cargas policiales, no así los disturbios que se han producido en las calles tras el fallo del Tribunal Supremo contra los líderes del procés.

Protesta de estudiantes en Barcelona / CG

En una manifestación --con 4.000 asistentes, según la Guardia Urbana-- en el centro de Barcelona este jueves por la tarde, centenares de profesores, padres y alumnos marcharon bajo el lema "nuestra juventud no se toca". Una protesta que secundaron la Intersindical-CSC, Ustec·Stes, CGT, el Sindicat d'Estudiants (SE) y sectoriales de la ANC. La mayoría de clases permanecen interrumpidas desde hace más de una semana. Así, aunque algunos estudiantes quieran cursar las asignaturas, barricadas como la que organizaron radicales a la entrada de la Universidad de Barcelona (UB) durante estos días se lo impiden.

“Tema político”

Desde la sectorial de Educación de CCOO en Cataluña explican a Crónica Globlal que “son protestas que organizan otras entidades, enmarcadas en un ámbito que no es el estrictamente educativo, sino político”. Organizaciones y sindicatos independentistas de docentes, en cambio, se han unido a las protestas estudiantiles y secundan, no solo el paro, sino acciones como cortes de carreteras y demás altercados que los jóvenes han protagonizado día tras día desde el pasado 11 de octubre.

Estudiantes cortan la calle Pelai, en el centro de Barcelona / CG
Estudiantes cortan la calle Pelai, en el centro de Barcelona / CG

“Ahora mismo la sociedad está muy polarizada, la situación es muy complicada y nosotros lo único que queremos es que haya normalidad institucional, que se desjudicialice la política y que los estudiantes tengan los recursos que necesitan”, subrayan desde el segundo sindicato más representativo.

Justificación de violencia

Así, mientras UGT y CCOO miran hacia otro lado, los sindicatos de enseñanza independentistas justifican la violencia de los jóvenes. El cantautor Lluís Llach, uno de los participantes en la concentración de este jueves para condenar la actuación policial, criticó con dureza el uso de pelotas de goma por parte de los agentes. Unos impactos tras los que cuatro personas han perdido un ojo. Eso sí, sin mención a los más de 200 policías que han resultado heridos durante el dispositivo en el territorio.

Una de las concentradas contra las cargas policiales / EP
Una de las concentradas contra las cargas policiales / EP

“No entramos a valorar, se encuentra dentro de la libertad de manifestación y no tenemos nada que decir”. Es la respuesta de UGT a las protestas estudiantiles en Cataluña desde hace más de una semana. En cambio, desde CCOO rechazan tanto “la violencia contra los jóvenes” como “los disturbios” que han protagonizado. “No queremos ni que pase una cosa, ni la otra. Pero sobre esta protesta ni siquiera nos han consultado, y no nos han avisado de que se convocaba. Es decir, ahora mismo hay un grupo de organizaciones que van a los suyo y ya está, digamos que es una movilización muy de parte”, explican fuentes del sindicato.

“Condiciones laborales y profesionales”

Xavier Massó, secretario general de la Associació Sindical de Professors d'Ensenyament Públic de Catalunya-Sindicat de Professors de Secundària (ASPEC-SPS) sostiene que, como sindicato profesional, solo se manifiestan sobre aquellas cuestiones que afectan a sus “condiciones laborales”.

Massó también corrobora que nadie les ha consultado ni sobre la huelga ni acerca de la protesta de la pasada tarde. “Tenemos muchos afiliados de diferentes sensibilidades y entendemos que cada uno debe actuar según su propio criterio”, recalca. Eso sí, admite que, tras más de una semana de clases suspendidas en numerosos centros, si esta situación se alarga “repercutirá en el rendimiento escolar”.