Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Eva Parera, concejal de BCN pel Canvi y secretaria general del partido / CG

BCN pel Canvi no sobrevive ni 15 días a la marcha de Manuel Valls

Grietas en la formación constitucionalista tras la salida del ex primer ministro francés

6 min

No hace ni quince días que Manuel Valls, el fundador de Barcelona pel Canvi, dejó su acta de concejal y abandonó la política municipal. El líder se iba, pero el partido permanecía en el escenario político de la ciudad y las maltrechas huestes han empezado a moverse y la formación a fracturarse. Unos miran a la derecha y apuestan por "un constitucionalismo más allá de Ciudadanos y Partido Popular” con aspiraciones de proyecto propio al que le ponen nombre y apellidos. "Queremos ser como la UPN para desde ahí fomentar un Catalunya suma", señalan fuentes de la formación. Otros miran a la izquierda y defienden que "el constitucionalismo de hoy pasa por el PSC porque es la única alternativa para desalojar a [Ada] Colau y al independentismo".

La primera opción tiene como cabeza visible a Eva Parera, concejal por Barcelona pel Canvi y diputada por el PP, y la segunda a Fernando Carrera, secretario de organización del grupo otrora liderado por Manuel Valls, con el que tenía una estrecha relación política y personal. La pugna entre los dos grupos ha estallado y la ruptura del partido parece evidente, aunque ambos revindiquen la herencia del ex primer ministro francés.

'Navarra suma' catalana

Los partidarios de Carrera o han abandonado el partido --algunos ingresado en el PSC-- o están descontentos con la deriva impuesta por Parera, que controla el aparato de la formación. Este grupo ha fichado en los últimos días a personas estrechamente vinculadas con el PP, pero anuncian más incorporaciones "que provienen de Sociedad Civil Catalana y Ciudadanos, no solo se suman al proyecto personas del PP", apuntan fuentes de la organización. Entre los populares catalanes no ha sentado nada bien que personas cercanas al partido se acerquen a Barcelona pel Canvi, pero Alejandro Fernández tiene demasiados frentes abiertos.

El objetivo de este grupo, que pretende cambiar de nombre al partido antes de final de año, es realizar un congreso "fundacional" de una nueva formación "como una alternativa al constitucionalismo". Se sienten optimistas para conseguir este objetivo por la debilidad de Ciudadanos y la crisis interna que vive el PP catalán. “Les ofreceremos la posibilidad a ambos partidos de formalizar una coalición al estilo de Navarra Suma​. Si la rechazan, tenemos la intención de presentarnos a unas elecciones en solitario”, añaden los mismos interlocutores. Trabajan para expandirse por toda Cataluña, de ahí el cambio de nombre.

Eva Parera, líder

Según los promotores, esta presencia territorial está asegurada y "que nadie lo dude, seremos un partido no circunscrito a Barcelona". Para alcanzar el objetivo, las reuniones del grupo dirigente con el territorio se han incrementado de forma exponencial. Llevan un mensaje que “la gente entiende. Los catalanes constitucionalistas no somos moneda de cambio ante los independentistas”, explican. “Esta firmeza genera ilusión entre los que nos escuchan”.

El grupo se ha agrupado en torno a Eva Parera, pero no todos la ven como la futura líder. "Tiene y tendrá un papel destacado, un papel clave, pero habrá más líderes”, cuentan con un cierto tono de suspense porque “hay futuro y hay vida después de Manuel Valls”. Este proyecto no entusiasma al sector más progresista de Barcelona pel Canvi. El primero en tirar la toalla fue Fernando Carrera, exsecretario de organización de la formación y en su día presidente de las Juventudes de Sociedad Civil Catalana, que se afilió al PSC. Algunos de sus partidarios siguieron sus pasos. Otros, optaron por mantener la apuesta de Barcelona pel Canvi. La crisis ha llevado a la dirección del partido a cesar al coordinador de consellers de distrito, Daniel Elicegui, y a Alba Gòmez, consellera de Sants, aunque estos afirman que fueron ellos los que dieron un paso al lado.

Cónclave discreto

El pasado jueves un grupo de militantes de BxC se reunió con Carrera en un restaurante barcelonés. Su intención era la de explicar a la militancia del partido lo que se hará en los próximos días, cuáles son sus intenciones y explicar su posición. “El constitucionalismo en Barcelona lo representa Jaume Collboni y en Cataluña el PSC. La derecha constitucionalista se ha quedado sin espacio y sin partidos”, defendió. A su juicio, se han quedado sin argumentos, lo que ha dejado a Vox, la extrema derecha, como su máximo representante. Con toda probabilidad, este grupo anunciará en breve su paso al PSC "porque es la única alternativa. Hoy Barcelona pel Canvi solo tiene un 0,1% de intención de voto. Es un proyecto que ahora ya no tiene sentido”.

La marcha​ de Valls ha provocado una implosión en el seno de Barcelona pel Canvi. Unos lo abandonarán marchándose al PSC; otros, a casa, y el grupo --parece el mayoritario-- impulsando un nuevo proyecto que trata de ocupar el espacio de populares y naranjas. Aspira a ser la citada Navarra Suma catalana.