Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Cartel contra los pisos turísticos en Barcelona / TWITTER

El Ayuntamiento de Barcelona entregó 300 licencias a pisos turísticos sin cédula de habitabilidad

El consistorio ha detectado errores e incumplimientos de la normativa reguladora en casi 600 viviendas para el alquiler a turistas en la ciudad

3 min

El Ayuntamiento de Barcelona ha admitido que entregó licencias de pisos turísticos a 300 viviendas que no estaban reconocidas como lugares óptimos para vivir. El consistorio ya ha detectado un total de 597 pisos de alquiler a turistas "que han cometido irregularidades" desde que se comenzara a regular el mercado.

La Administración local ha señalado que los propietarios de estos 300 locales "presentaron las declaraciones responsables manifestando que disponían de cédula de habitabilidad cuando en realidad no tenían". Este documento administrativo es obligatorio en el procedimiento, ya que acredita que una vivienda cumple las condiciones mínimas para poder residir en ella. 

Años de retraso

La documentación irregular entró en el ayuntamiento entre 2011 y 2015, "justo antes de que se decretasen dos suspensiones de licencias" relacionadas con los pisos turísticos en Barcelona que impulsó el equipo de Ada Colau. Sin embargo, no ha sido hasta ahora cuando se han detectado las ilegalidades y gracias al estado de alarma iniciado por la pandemia del coronavirus, que obligó a los servicios de detección de los alquileres turísticos irregulares a "readaptar sus tareas". 

El consistorio ha explicado que "con el teletrabajo y la ausencia de turistas, la actividad [de estos equipos] se centró en analizar más a fondo los datos" de pisos de alojamiento para turistas y localizar "anuncios irregulares" de este tipo. De los tres centenares de pisos turísticos con licencia y sin cédula de habitabilidad --la mayoría en los distritos del Eixample y Sants-Montjüic--, 156 pisos aún no la han conseguido y 83 están en propiedad de solo seis personas. 

En manos de la Fiscalía

Janet Sanz, teniente alcalde de Ecología, Urbanismo, Infraestructuras y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, ha anunciado que el consistorio enviará a la Fiscalía aquellos casos que "hayan podido cometer un delito de falsificación documental". Además, se incoarán los procedimientos sancionadores municipales "que correspondan" y se solicitará a los propietarios "que incorporen los pisos a la bolsa de alquiler asequible" de la ciudad, como compensación de "la actividad irregular que han cometido", según informa el ayuntamiento. 

Todas las viviendas que no tengan o que no tuvieran cédula de habitabilidad en el momento de presentar la documentación como piso turístico serán dadas de baja de esta actividad.

Destacadas en Política