Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un grupo de jóvenes, de fiesta en las calles de Barcelona / EP

Barcelona crea un grupo de trabajo contra el botellón

El ayuntamiento acepta reforzar la Guardia Urbana en los puntos calientes, pero rechaza un cierre perimetral de playas y plazas

3 min

El Ayuntamiento de Barcelona creará un grupo de trabajo con comerciantes, restauradores y vecinos contra el botellón. El gobierno municipal ha aceptado la propuesta de creación de una mesa de diálogo y se ha avenido a reforzar los dispositivos de la Guardia Urbana, aunque ha rechazado perimetrar playas y plazas en las que se bebe masivamente en la calle. 

Ha ocurrido hoy en la Comisión de Presidencia del Ayuntamiento de Barcelona, en la que el consistorio ha aceptado dos proposiciones de ERC y PP que pedían medidas contra las fiestas callejeras, en un momento de empeoramiento epidemiológico en Cataluña. 

Mesa de diálogo y refuerzo policial

¿Qué se ha aprobado? Todos los grupos han dado luz verde a una iniciativa del PP de Barcelona que pedía crear una mesa de diálogo entre el ayuntamiento, comerciantes o restauradores y vecinos. Este espacio de trabajo elaborará un plan integral que dé respuesta al incremento de "botellones, ruidos e incivismo" en la Ciudad Condal. 

Asimismo, el bipartito sociocomún ha aceptado otro paquete de medidas planteado por ERC en el mismo sentido. Los republicanos han propuesto reforzar el plan de verano de la Guardia Urbana en las "zonas que sufren más presión"; crear un "dispositivo específico de mediación e interlocución con los vecinos" y que se "colabore y coordine" con los agentes cívicos. 

No a cerrar playas y plazas

Lo que no ha aceptado el gobierno local de Barcelona, que forman BComú y PSC, es una tercera proposición de Ciudadanos que pedía "intensificar" los dispositivos de la Guardia Urbana; el impulso al acceso a los locales de ocio nocturno y la perimetración de las zonas de Barcelona en las que "se detecte una mayor presencia de botellón, incivismo y música en el espacio público". 

Las dos baterías de medidas aprobadas hoy en comisión en el Ayuntamiento de Barcelona tienen lugar cuando la Generalitat de Cataluña ha anunciado nuevas restricciones para atajar el contagio comunitario con coronavirus. La actividad de restauración y resto de sectores económicos deberá terminar a las 00.30. En el mismo sentido, el Govern prevé decretar un toque de queda en las zonas con más incidencia del virus SARS-CoV-2.