Menú Buscar

Voluntarios limpian la casa de Llarena atacada por Arran

Los ciudadanos han quitado la pintura amarilla que arrojaron los radicales subrayando que "hacen lo que no hace la administración"

15.11.2018 09:56 h.
4 min

Un grupo de voluntarios ha limpiado esta madrugada la casa del juez Pablo Llarena que el grupo radical Arran atacó ayer con pintura amarilla. Cuatro ciudadanos ataviados con monos de limpieza y caretas que llevan los personajes de La Casa de Papel, han adecentado el portal del bloque de apartamentos que los antisistema rociaron ayer con botes de pintura.

Según el periodista que presenció los hechos, Marco Chiazza (TreceTv), la acción se enmarca en una actuación con caretas de Salvador Dalí, "pintor catalán y español", y consiste en hacer "lo que la administración todavía no ha hecho”. La corta grabación muestra a los vecinos que trabajan con escarpas y disolvente para rascar la pintura que arrojó Arran la madrugada de anteayer. La suciedad que vertieron los cachorros de la CUP quedó todo el día de ayer en el portal de la residencia de Llarena mientras se esperaba a que la presidenta de la comunidad formulara una denuncia ante los Mossos d'Esquadra.

'Chulean' en las redes sociales

La operación de limpieza de los ciudadanos constitucionalistas ha generado un pequeño pulso en las redes sociales. La organización radical de jóvenes ha contestado a la respuesta a su acción tuiteando: "Nosotros solo vemos falta de apreciación por el arte combativo". Con ello se ha jactado Arran de su ataque al magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, que instruye la macrocausa por el procés independentista en Cataluña.

Ayer, los cachorros de la CUP ya chulearon en Twitter tras publicar el vídeo del episodio de intimidación contra el letrado. Argumentaron los radicales que Llarena era "el máximo símbolo de la represión contra el independentismo y la defensa del Régimen del 78". No contentos con ello, una portavoz de Arran insistió horas después que seguirían los ataques al Poder Judicial "cuando ellos lo estimaran necesario".

El ataque acaba en la Fiscalía

La chulería de Arran tras atacar la casa que ellos aseguran que es de Pablo Llarena --y la publicación de su presunta dirección exacta en Sant Cugat del Vallès-- acabará en la Fiscalía. Ciudadanos anunció ayer que trasladaría la acción amenazadora al ministerio público. Lo hará la líder de la oposición y líder del partido naranja en Cataluña, Inés Arrimadas, en la Ciudad de la Justicia de L'Hospitalet de Llobregat hoy jueves.

Antes, la propia Arrimadas expresó su "rotunda condena y repulsa" a lo que tildó de actos de "señalamiento y acoso" al juez Llarena. "Intolerable que se brinde total impunidad a estas amenazas y se permita la persecución totalitaria a los servidores públicos", remachó la también diputada en el Parlamento catalán. El presidente del partido, Albert Rivera, valoró que la acción de Arran era "salvajada de los comandos separatistas contra el juez Llarena. Los totalitarios siguen acosando impunemente a los defensores del Estado de derecho en Cataluña".