Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fernando Grande-Marlaska, ministro de Interior /EP

Acuerdo entre el Govern y Marlaska para ampliar la plantilla de Mossos

El ministro del Interior confirma que la policía autonómica aumentará su plantilla en 3.739 agentes nuevos y que el cuerpo pasa a ser reconocido como policía de un Estado Miembro de la UE

5 min

 

La Junta de Seguridad celebrada este viernes en Barcelona entre los representantes del Gobierno de España y el Govern de la Generalitat ha cerrado el acuerdo por el cual se pretende ampliar en un 20% la plantilla del cuerpo de Mossos d’Esquadra. En una entrevista previa a la reunión, Fernando Grande-Marlaska, ministro de Interior, ya ha reconocido a Catalunya Radio que se trata de un “acuerdo razonable y consensuado” con el que se pretende dotar a la Consejería de Interior de los recursos necesarios para garantizar la seguridad en Cataluña: "Trabajar en seguridad es invertir, no es gastar", ha remarcado, el socialista.

Por su parte, según ha concretado el conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, (ERC), en rueda de prensa posterior al encuentro, con esta nueva capitulación entre gobiernos, el cuerpo de policía autonómico incorporará 3.739​ nuevos efectivos. De este modo, la plantilla pasará de los 18.267 agentes actuales a los 22.006, en 2025.

Reconocimiento europeo de los Mossos 

Sin embargo, este no ha sido el único acuerdo alcanzado entre ambos gobiernos. Elena y Marlaska han dado a conocer que la Policía de la Generalitat pasará a ser reconocida y considerada en Europa como cuerpo de un Estado Miembro en un plazo de seis meses. 

Está nueva realidad permitirá a los Mossos d'Esquadra participar y ser conocedores de las investigaciones llevadas a cabo en el resto de países. "Interior acometerá los trámites necesarios para que los Mossos sean considerados en la Unión Europea como policías de un Estado miembro, es decir, como policía española", ha asegurado el ministro.

Junta de Seguridad

La reunión del organismo ha estado encabezado por el propio Marlaska, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y el conseller de Interior, Joan Ignasi Elena. La Junta de Seguridad de Cataluña se ha reunido de nuevo tres años después de su creación con la misión de coordinar las políticas de seguridad entre el Estado y Cataluña, aunque, en esta ocasión, lo han hecho sin abordar la cesión por parte del ministerio de Interior de la comisaría de Policía Nacional, en Vía Laietana, al departamento homónimo de la Generalitat. 

En representación del Ejecutivo, que encabeza Pedro Sánchez, también han acudido el secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera; y el director de Coordinación y Estudios, José Antonio Rodríguez. Por parte del Govern, además de Aragonès y Elena, ambos de ERC, han asistido el secretario general de Interior, Oriol Amorós; el director general de los Mossos d'Esquadra, Pere Ferrer; y el jefe de la Asesoría Jurídica de la Conselleria, Francesc Claverol.

ERC, entre los Mossos y la CUP

El acuerdo entre Gobierno y Govern llega tan solo 24 horas después de que el Parlament aprobase este jueves una propuesta de resolución de ERC, que pretendía “seguir garantizando la defensa jurídica de los miembros de la Policía de la Generalitat”, además de "condenar los altercados y acciones violentas y las agresiones que han sufrido los miembros de las policías locales, la policía de la Generalitat-Mossos d’Esquadra y los miembros de los servicios de emergencias”. Tal y como ya informó Crónica Global, la propuesta obtuvo luz verde por los votos a favor del Ejecutivo catalán, así como de En Comú Podem.

Sin embargo, este no es el elemento más sorpresivo de todos, puesto que se trata de un texto idéntico al presentado por el grupo parlamentario Socialistes-Units per Avaçar hace tan solo dos meses y que, tanto ERC, como sus socios de gobierno, recharazon. Todo esto, ocurre mientras los repúblicanos aprietan el acelerador para cumplir los pactos alcanzados con la CUP para seguir adelante con la demolición del modelo policial impuesta por la formación antisistema.