Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La DJ Sofía Cristo / EP

Sofía Cristo da detalles de su relación con Kiko Rivera

La hija de Bárbara Rey da detalles sobre su amistad con el hijo de Isabel Pantoja y su adicción a las drogas

3 min

Sofía Cristo y Kiko Rivera se conocen desde hace muchos años. Ambos han tenido vidas paralelas: hijos de famosos, problemas con las drogas, problemas con su madre… Ahora, en plena crisis en Cantora, ella ha decidido contar cómo es su relación con él.

La DJ confiesa a Lecturas que mantiene muy buena relación con el hijo de Isabel Pantoja. “Yo quiero mucho a Kiko, siempre hemos sido amigos. Tengo fotos con él de pequeñitos en el circo de mis padres”, subraya.

Irene Rosales

Dedicada a ayudar a las personas drogodependientes tras sus adicciones, Cristo se ha mostrado partidaria de echar una mano a su amigo para acabar con sus problemas. Todo gracias a Irene Rosales.

“Ella es maravillosa y está muy a favor de la ayuda que puedo dar a Kiko, porque es muy consciente de su enfermedad”, asevera. Y parece que los tres están dispuestos a ello. “Es un orgullo poder ayudar a todo aquel que quiera ayuda”, señala.

Adicciones y madres

Su calvario con las drogas fue muy duro. “Me aseguraron que tras la droga había una segunda vida y era verdad”, revela. Eso le hizo caer en un pozo, que compartió con Rivera. “Nosotros tenemos un perfil muy parecido. Los dos llevábamos una doble vida y lo ocultábamos muy bien. Nuestras madres no se enteraban”.

Aun así, Sofía agradece mucho el papel de Bárbara Rey cuando le confesó su adicción y la compara con la Pantoja. “La mía, cuando lo supo, estuvo bastante presente en mi recuperación. También te digo que fue la única. Solo la tuve a ella. Mi madre ha sufrido mucho y los primeros años tenía mucho miedo de que recayera”.

Mano tendida

Ahora, totalmente recuperada, quiere ayudar a su amigo de toda la vida. “Kiko tiene que dar unos últimos pasos para estar bien del todo. Ya ha hecho una recuperación, está bien, pero necesita más apoyo terapéutico”, señala.

Ella se ofrece a darle todo lo que necesite: “yo, por supuesto, estoy a su disposición”. Sus infancias les unieron y pese a que en la adolescencia no se vieron tanto, “luego nos reencontramos y retomamos nuestra amistad, que se ha hecho extensible también a Irene”, concluye.