Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rocío Carrasco relata uno de los desgarradores testimonios de su pasado / EP

Rocío Carrasco sufrió un fuerte ataque de ansiedad al narrar la agresión de su hija

Las pulsaciones de le dispararon y "se quedó sin respiración", aunque Fidel Albiac consiguió tranquilizarla hasta que pudo continuar con su testimonio

3 min

La serie documental de Rocío Carrasco toca aspectos muy polémicos de su vida, pero si alguno de ellos se lleva la palma es el relato de la agresión que le propinó su propia hija, Rocío Flores. Una dura narración de la que se eliminaron 11 minutos para evitar dañar aún más la imagen de la joven.

Sin embargo, este sábado 8 de mayo se ha conocido que esa censura no fue lo único que escondieron de ese día. Al parecer, se ha filtrado que la propia Rociíto sufrió un ataque de ansiedad muy fuerte mientras relataba el episodio, tan grave que asustó a todos los miembros del equipo presentes: "Se quedó sin respiración".

Los secretos de la docuserie

La grabación de la docuserie Rocío, contar la verdad para seguir viva duró unas 60 horas, y muchas de ellas fueron muy duras. Y es que rememorar ciertos aspectos de su vida no fue nada fácil para Rocío Carrasco, y hablar sobre la agresión de su hija fue el peor de todos ellos.

El programa Socialité ha revelado uno de los secretos mejor guardados de la grabación, como los dos ataques de ansiedad que sufrió durante sus declaraciones. Uno de ellos, el más duro, fue en ese momento: le faltaba la respiración y se le aceleraron las pulsaciones a niveles peligrosos.

Fidel Albiac pudo tranquilizarla

"Revivir la violenta agresión de su hija y los hechos posteriores impacta emocionalmente a Rocío Carrasco. Hasta tal punto que comienza a faltarle la respiración y sus pulsaciones se aceleran. Rocío Carrasco se rompe y pierde el control de las emociones. Está sufriendo una crisis de ansiedad. El equipo del programa se asusta y la dirección decide parar la grabación“, dice el informe publicado por Socialité.

Afortunadamente, todo quedó en un susto y Rociíto pudo continuar con su testimonio. Eso sí, el mismo programa asegura que eso fue posible gracias a la presencia de Fidel Albiac en el plató. Con su ayuda, la hija de Rocío Jurado consiguió tranquilizarse y acabar su desgarrador recuerdo.