Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rocío Carrasco en la serie documental /TELECINCO

Rocío Carrasco asegura que Antonio David devolvía a los niños “llenos de piojos cada 15 días”

La hija de Rocío Jurado cuenta cómo fueron las navidades que pasaron en un hospital de Málaga por una neumonía de su hijo

3 min

La emisión del octavo capítulo de Rocío, contar la verdad para seguir viva iba a traer cola. Pese a que la emisión del episodio venía marcada por la agresión de Rocío Flores a su madre, Rocío Carrasco ha narrado cómo fueron los años previos a ese momento.

Además de dar a conocer que el ex guardia civil dejó de pagar la pensión de sus hijo, la hija de Rocío Jurado ha relatado lo que sucedió unas navidades en las que sus hijos prefirieron irse con su padre.

Unas navidades muy complicadas

"El día 25 de diciembre los niños pasaron Navidad con su padre. Yo esperaba una llamada, al menos de mi enano. El día 29, Rocío me coge el teléfono y me dice 'yo no te tengo que llamar'. Le dije que yo había estado llamando, pero nadie me cogía el teléfono. Le pregunté por David y me dijo que estaba en el hospital ingresado por neumonía", ha empezado.

Acto seguido, Rocío ha confesado que tanto ella como Fidel pusieron rumbo a Málaga, preocupados por el estado en el que se encontraba el pequeño. Una vez en el hospital, la protagonista se encontró a Olga Moreno (mujer de Antonio David) metida en la cama con el niño y que Antonio David se pasó 20 minutos vomitando en el baño.

Antonio David vuelve a mentir

Por si fuera poco, Rocío Carrasco ha revelado la frase que le dijo su hijo nada más verla entrar por la habitación: "Cuando llegué al hospital mi hijo me dijo: 'Mami, me dijeron que no ibas a venir. Yo sabía que sí. ¿Lo ves, Olga?'".

A todo ello, Rocío ha presentado la factura con la que acredita que tanto ella como su marido se hospedaron en un hotel contiguo al hospital hasta el día 7 de enero.

Los piojos

Así pues, lo contado por el ex guardia civil queda en entredicho después de afirmar que ella y Fidel se habían pasado "las navidades de fiesta". Asimismo, Rocío Carrasco ha acusado a Olga y Antonio David de no prestar los cuidados necesarios a sus hijos y ha explicado que se pasó seis años de su vida despiojándolos cada vez que llegaban a su casa. "Eso no era quitar piojos, eso era cada 15 días irse de caza", ha aseverado.

De hecho, reconoce que su hijo pegó los piojos a Olga, Antonio David y Rocío Flores en el mismo hospital.