Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Rocío Carrasco / MEDIASET

[VÍDEO] Rocío Carrasco ofrece una tregua a Ro Flores: "Vamos a dejar a mi hija a un lado"

La protagonista de la primera docuserie de Telecinco asegura que "no es plato de buen gusto" ver a su hija en televisión

3 min

Rocío Carrasco ha dado un nuevo paso en su regreso a la televisión y se ha plantado en el plató de televisión en el que trabaja su hija, Ro Flores.

Rociito asegura que no siente otra cosa de los recuerdos que ha vivido allí en su época en la que trabajaba con María Teresa Campos, pero eso ha durado poco. Joaquín Prat le ha preguntado por su compañera de programa.

A un lado

La protagonista de Montealto ha sorprendido a todos a la hora de hablar de Rocío Flores y sus sentimientos hacia ella: “Vamos a dejar a mi hija a un lado”. Y es que asegura que por ahora, tanto a ella como a la joven toda esta repercusión mediática les "genera dolor".

Carrasco prefiere centrarse en "contar la otra parte de mi vida que es la que realmente me parece importante". Una llamada a la tregua que ha sorprendido a propios y extraños.

Autocrítica

"A mi me encantaría reescribir mi historia. Que duda cabe que si la pudiera reescribir, mis hijos hoy estarían conmigo. Porque no habría cometido los errores con mis hijos", asevera. ¿El principal para ella? "Cometí el error de compartir la custodia con un psicópata". Un zasca en todo regla a Antonio David.

Tampoco ha querido evitar responder a las que acusan a Rociito de poner a su hija en la palestra al confesar que ella le dio una paliza a los 15 años. "He contado lo imprescindible para que la historia que yo estaba viviendo se entendiera, lo he contado con todo el dolor de mi corazón pero era la única manera que se entendiera el por qué de estos 20 años que he estado enterrada en vida y malviviendo se pudiera entender".

Reconciliación

Carrasco insiste en que “volver a decir todo”, es decir, el episodio violento con su hija, “lo único que genera es daño, por lo que vamos a dejar a Rocío a un lado”. Y es que asegura que tiene “esperanza de que algún día se pongan las cosas en su sitio y cada uno sea consecuente y consciente”.

No ha hecho falta que le preguntaran sobre la posibilidad de ponerse en contacto con Ro, ella misma se adelanta: “No estoy preparada para dar pasos que se me demandan a continuo y se me preguntan a diario”.