Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Antonio Pavón y Samira en 'La casa fuerte 2' /TELECINCO

Pavón y Samira dan rienda suelta a la pasión horas antes de la gran final de 'La casa fuerte 2'

Tras protagonizar una torrida sesión de sexo en la ducha, el torero se muestra de lo más arrepentido por haberle sido infiel a su pareja

3 min

Sube la temperatura en el reality low-cost de Telecinco. Faltan muy pocas horas para que se de a conocer el nombre de la pareja ganadora de la segunda edición de La casa fuerte 2. Después de Isa Pantoja y Asraf, Sandra Pica y Tom Brusse, ha habido una nueva pareja que ha sido capaz de dar rienda suelta a la pasión durante su encierro televisado.

Durante la noche del sábado, en el Deluxe, Jorge Javier Vázquez anunciaba que durante la gala del domingo 20 de diciembre, se revelaría la identidad de la pareja que había “follado”.

Pavón le es infiel a su pareja

Finalmente ha sido la pareja de concursantes formada por Antonio Pavón y Samira Jalil, quienes se han dejado llevar por su instinto más animal. El torero y la ex de MYHYV han sido cómplices de un encuentro furtivo en la ducha del reality. Y es que el baño de la casa con más cámaras de España, ha sido el lugar escogido por casi todas las parejas para dar lugar a sus escenas más tórridas.

Pavón y Jalil han sido los protagonistas de una secuencia de alto voltaje en las que se escucha gemir como nunca a la argentina. Unas imágenes que no han dejado a nadie indiferente, y mucho menos a Joy, la novia de Pavón. La joven que se ha quedado “helada” al ver como su pareja le era infiel con otra mujer. De hecho, no ha podido articular palabra ante el malagueño, “hablaré lo que tenga que hablar con él en casa” ha confesado.  

El arrepentimiento de Pavón

Por su parte, Pavón se muestra de lo más arrepentido. Una situación que incluso le ha provocado el vomito, entendemos que de los nervios, aunque quién sabe, si era como consecuencia de la resaca que tenía. Sea como fuere, el torero ha intentado justificar sus hechos asegurando que “la cagué”.

“Tengo un remordimiento de conciencia muy grande que no me ha dejado ni comer ni dormir. Nunca he pensado que me pudiera pasar algo así. En otra época de mi vida me lo hubiera tomado más a la ligera pero ahora no me siento bien” ha explicado el malagueño, mientras añadía: “Pero el viernes estuvimos bailando, tomando, copas y creo que yo personalmente metí la pata