Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El periodista Jorge Javier Vázquez MEDIASET

Jorge Javier Vázquez: "Me desconciertan los elogios"

El presentador reflexiona sobre su paso por 'Mujeres y Hombres y Viceversa' y lo que ha aprendido

3 min

Jorge Javier Vázquez es uno de los presentadores mejor pagados de la televisión española, además de ser la estrella de Telecinco, pero tiene sus inseguridades. Al menos, eso confiesa.

El primer tronista gay de Mujeres y Hombres y Viceversa (MyHyV) hace balance de todo lo que ha supuesto su paso por este programa, en el que se ha entregado en cuerpo y alma pese haber empezado con mal pie.

Primeros momentos

“Empecé a preguntarme: ‘Pero ¿qué hago yo aquí en este programa? Con lo a gusto que estoy con mis batallas en Sálvame’”, apunta. Claro que fue esa misma sensación la que le hizo seguir adelante y al final le hizo “gracia pisar un plató con gente tan joven”.

La edad parece torturar al presentador. “Yo creo que me ven mayorcísimo, porque para los de veintipocos los cincuentones ya somos ‘personas mayores’. Qué curiosa que es la edad, no dejo de pensar en ella”.

Hacerse mayor

Pese a todo, matiza que no lamenta cumplir años solo que le generan muchas preguntas y una sensación de que “la vida va demasiado rápido”. “¿Cómo será mi vida a los sesenta? No es algo que me agobie o me produzca ansiedad. Es más curiosidad que otra cosa”, reflexiona.

MyHyV, en cambio, lo ha hecho rejuvenecer un poco, por eso. Al menos en lo que al corazón se refiere, se siente como “un eterno adolescente en lo sentimental”.

Confesiones

El catalán, al que se le acaba en breve su trono exprés, hace balance de todo lo que ha vivido, Tener pretendientes jóvenes, recibir mensajes de gente anónima que le habla de sus pretendientes… Pero también de cómo se siente por el mero hecho de que alguien haya ido al programa para conocerlo.

El espacio parece haberle enseñado algo: “que me da mucho pudor que alguien quiera conocerme. No respondo bien a los halagos. Me revuelvo, no encajo bien las palabras bonitas, me desconciertan los elogios”.