Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El bailarín y coreógrafo Rafael Amargo / EP

Un famoso periodista saca a la luz su noche loca con Rafael Amargo

Varias personas que han pasado por la vida sexual y sentimental del bailarín revelan detalles de cómo era

3 min

A Rafael Amargo le aparecen novios por todas partes desde que fue detenido el pasado martes por un supuesto delito de tráfico de drogas y otro de pertenencia a organización criminal.

Pese a que ya es conocida por todos la bisexualidad del bailarín, algunas de sus exparejas han aprovechado el suceso para hablar de su pasado con él. Este sábado, dos de ellos fueron a la televisión para hablar de todas las juegas y malas experiencias que vivieron con él, otro, un periodista, lo ha hecho en la prensa.

Quién es él

El coreógrafo ha salido con rapidez a desmentir las declaraciones de los que fueron a los platós, pero no ha dicho nada del último. ¿Quién es él? Se trata ni más ni menos de Jesús Mariñas.

El periodista aprovechó la columna que tiene en el diario La Razón para sacar a la luz que él también vivió una noche loca con Amargo y ha dado algunos detalles.

"La carne es débil"

Mariñas asegura que “fue uno de tantos amiguetes cuando aún no era quien es” y que “nos aprovechamos el uno del otro”. “Suele ocurrir porque débil es la carne. No fue más que sexo, atracción física, un pasatiempo, solo dos o tres veces”, apunta.

Para los que, dice, se escandalizan al respecto matiza que sólo “tonteamos como con otros muchos. Para ninguno tuvo traumas, consecuencias ni impacto emocional. La cosa, el capricho o distracción era simplemente física porque débil es la carne, y más en plena juventud

Detalles

Asegura que esta noticia ya salió a la luz en 2009, y que ahora se ha reflotado, ¿quién? Él lo ha hecho y ha dado incluso detalles de donde fue: “quizá en unos locales de San Bernardo, con intermitencias, muy de tarde en tarde y pocas veces. Dos o tres”.

Todo eso, no duró, “luego dejamos de vernos, y santas pascuas. No hemos tenido más, ni siquiera relación telefónica”, sentencia. Pero el periodista aprovecha y lo recuerda.