Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dulces típicos navideños / kytrangho EN PIXABAY

¿Cuáles son los dulces de Navidad que más y menos engordan?

Ninguno de los tradicionales postres y dulces navideños destacan por aportar pocas calorías al organismo

Carlos Losada
6 min

Uno de los grandes placeres navideños son sin duda los dulces, esos que pueblan las mesas de las comidas y cenas que se hacen en estas fechas de reuniones y celebraciones.

Los más habituales los conoce todo el mundo y más o menos tienen constancia de que se trata de alimentos bastante calóricos debido a los ingredientes que contienen. Eso hace que para algunos comensales sean prohibitivos, ya que pueden suponer un quebradero de cabeza para quienes son rigurosos con la dieta.

Época de cuidarse

Antes de apuntar cuáles son los dulces que aportan más o menos calorías hay que reseñar que la alimentación navideña en 2020 debe ser lo más cuidadosa posible, ya que los excesos pueden bajar las defensas del cuerpo humano y, por lo tanto, ser más propensos a contagiarse del virus que ha parado al mundo.

En cuanto a la ingesta de dulces, los especialistas recomiendan que se tomen con moderación y, siempre que sea posible, artesanos, ya que aunque las calorías sean muy elevadas de uno u otro modo, siempre serán mejor aquellos productos que cuentan con ingredientes naturales. Una vez dicho esto, los dulces navideños que más engordan son los siguientes.

Polvorones y mantecados

Aunque se encuentren a la par con el turrón, hay que poner en lo más alto de la lista a estos deliciosos dulces por el simple hecho de incluir manteca de cerdo, un ingrediente de menor calidad que las almendras. Eso sí, es precisamente la presencia de estos frutos secos y de azúcar espolvoreado la que hace que los polvorones sean aún más calóricos que los mantecados.

En cuanto a lo que aportarán al organismo, lo más habitual es que por cada 100 gramos se ingieran unas 500 calorías, lo que implica que cada pieza que nos llevamos a la boca contiene entre 110 y 190, dependiendo del tipo de mantecado o polvorón. Sin duda, son auténticas “bombas calóricas”.

Turrones

Del mismo modo se podría definir a los turrones tan típicos de estas fechas. El que más engorda es el de Jijona o “turrón blando”, ya que sus almendras, sus grasas y su azúcar provocan que aporte entre 530 y 600 calorías por cada 100 gramos.

Por supuesto, depende mucho de la calidad del producto, pero esas cifras dejan muy claro lo inconveniente que es abusar de su ingesta. Asimismo, el resto de variedades de turrón que se pueden adquirir apenas bajan de 450 calorías.

Típico turrón navideño /  S. Hermann & F. Richter EN PIXABAY
Típico turrón navideño / S. Hermann & F. Richter EN PIXABAY

Mazapanes

El tercer manjar navideño que llega a esta lista es el tradicional mazapán, hecho a base de almendras, azúcar y huevo, todos ellos ingredientes que en su justa medida no resultan perjudiciales. En este sentido, cabe señalar que cada pieza contiene unas 100-150 calorías.

Eso lleva a unos números similares a los que presentan tanto los polvorones como el turrón, con la salvedad de que, si el mazapán es artesano, aporta menos grasas al organismo. Al igual que con el resto de dulces, resulta conveniente no abusar.

Panettone

Uno de los productos que han ganado mucha relevancia en nuestro país en los últimos años tiene su origen en Italia, tal y como se comprueba con el propio nombre: Panettone. Elaborado a partir de una masa de tipo brioche y relleno de pasas y frutas confitadas, o de chocolate, resulta especialmente apropiado para los desayunos o los postres menos elaborados.

Eso sí, tampoco es un dechado de virtudes en lo que a tener pocas calorías se refiere, ya que también ronda las 500 por cada 100 gramos. No en vano, los que están hechos con pasas y frutas tienen menos que los que incorporan las pepitas de chocolate.

Roscón de Reyes

Otro de los dulces más típicos de la Navidad, especialmente en España, es el roscón de reyes. Su consumo se multiplica la noche del 5 de enero, pero lo cierto es que suele comerse durante las semanas navideñas. Y no es de extrañar puesto que los buenos roscones tienen un sabor difícilmente repetible.

Si nos referimos a los que no van rellenos, por cada 100 gramos no llegan a las 400 calorías, lo que les hace más ligeros que el resto de postres (lo que no quiere decir que no engorden mucho más que otros alimentos comunes). Claro que si llevan nata o incluso trufa, esa cifra asciende hasta las 600 calorías, lo que les iguala a polvorones y turrones.