Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Granos para hacer cafés, junto a una taza / Anja EN PIXABAY

Estos son los cafés más extravagantes del mundo

Existen granos de café que se obtienen a partir de las deposiciones de ciertos animales

Noelia Hontoria
6 min

Según la International Coffee Organization, Finlandia es el país donde más café se consume, seguido por otros países europeos como Noruega, Austria, Dinamarca o Suiza. España se sitúa en el puesto número 22 a nivel mundial. Esta bebida, originaria de Etiopía, pero con Colombia como uno de sus principales países de producción, es una de las más demandadas. Además, se ha convertido en una fuente de energía, pero también en un pequeño placer para hacer una pausa de las obligaciones diarias.

Aunque el más habitual, el que se encuentra en la mayoría de las casas, es el soluble o el de cápsulas de marcas comerciales muy conocidas, este mundillo abarca mucho más. Por ejemplo, existe un tipo de café que procede de las deposiciones de los animales y, curiosamente, está considerado como el café más caro del mundo. Además, en otros países se preparan con ingredientes nada convencionales, como queso, mantequilla o huevo. Estos son algunos de los más raros del mundo.

Kopi Luwak

Es el más caro del mundo, con un precio en torno a 900 euros el kilo. Lo más extravagante de esta bebida no solo es su elevado coste, sobre todo destaca la forma en la que se obtiene. También conocido como café civeta, tiene su origen en Indonesia, donde por supuesto es mucho más barato que cuando se compra como exportación. Aún así, es un tipo de bebida rara de encontrar, ya que la producción es bastante baja, condicionada por el modo en el que se obtiene. Se estima que se producen unos 500 kilos al año.

La civeta (un tipo de zorro) se alimenta principalmente de bayas de café. Además, tiene la capacidad de elegir estas bayas cuando estén en su mejor momento. Tras realizar sus deposiciones, en ellas se puede encontrar una alta concentración de granos, ya que estos no se digieren y vuelven a salir enteros. Gracias a la interacción entre las enzimas presentes en el aparato digestivo de este animal, se obtiene una taza con un sabor y aroma muy intenso. Es un tipo de bebida bastante dulce.

Granos de café / Negative-Space EN PIXABAY
Granos junto a una taza / Negative-Space EN PIXABAY

Black Ivory Coffee

También con un presupuesto bastante elevado y con un proceso de obtención muy similar al Kopi Luwak, el Black Ivory Coffee es otro de los más caros del mundo y también de los más extravagantes. En este caso, se produce en el norte de Tailandia, con granos de arábica que se obtienen a partir de las deposiciones de los elefantes. Estos animales consumen estos granos, junto con otros alimentos, y al igual que ocurre con la variedad Kopi Luwak, vuelven a salir enteros al pasar por el tracto digestivo.

Sin embargo, en esta salida, se obtiene una mejoría interesante en estos granos. Tras un tiempo que puede durar hasta 70 horas, se obtiene un grano con aromas especiales, gracias a los ingredientes que se encuentran en el estómago del elefante, y con un sabor más suave que el del café tradicional. Esto es debido a la rotura de las proteínas de los granos que se produce a raíz de la interacción con los ácidos que se encuentran en el estómago del animal. Esta es otra de las bebidas más extravagantes del mundo, tanto por su forma de obtención como por su precio.

Café con queso, con mantequilla…

Además de estos granos que han seguido un proceso diferente al que es habitual, existen otros tipos de cafés raros, no por su forma de obtención, si no por la preparación final. Por ejemplo, el Kaffeost es un tipo de café procedente de Finlandia que se prepara añadiendo cubos de queso en el fondo de la taza. En otro lugar del mundo, en Singapur, se añade mantequilla para darle mayor cremosidad y un sabor especialidad. Este tipo de café también está empezando a ser muy popular en otros lugares, como California.

Merece especial mención también el Ca Phe Trung, un tipo de café muy habitual en Vietnam, en el que se añade directamente una yema de huevo al vaso. Gracias a esto, el sabor es dulce y se obtiene una textura más espesa y cremosa, que recuerda bastante a la de ciertos postres, como el flan.