Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Fotografía del río Negro, afluente del Amazonas (Brasil), 2009 / SEBASTIAO SALGADO

Sebastião Salgado y las colecciones reales: historia, paisaje y naturaleza

PhotoEspaña y Patrimonio Nacional reúnen en una exposición fotografías del autor brasileño junto a otras de Atkinson, Clifford y Laurent procedentes del Archivo General de Palacio y la Real Biblioteca

7 min

A mediados del siglo XIX, el fotógrafo e ingeniero británico William Atkinson (1825-1907) llegó a España para trabajar en las obras del ferrocarril de Isabel II que uniría Alar del Rey (Palencia) con Reinosa (Cantabria). La idea era comunicar el Canal de Castilla con la costa cantábrica facilitando de este modo el transporte de mercancías. El inglés registró la construcción de este camino de hierro cuya ejecución se prolongó durante varios años. Las numerosas fotografías tomadas a lo largo de todo este tiempo conforman la primera colección monográfica dedicada a la obra pública en nuestro país.

No es la única joya conservada en los archivos de Patrimonio Nacional. La Colección de Fotografía Histórica posee más de 80.000 imágenes de temáticas muy dispares como el retrato, las infraestructuras, eventos culturales y escenas costumbristas, obras maestras de la Corona y fotografía de paisaje. Documentos fundamentales para entender la transformación de la sociedad y la evolución del entorno tanto en España como en otros lugares del mundo.

Mangle en el río Muni (Guinea Continental),1912 Patrimonio Nacional / ARCHIVO GENERAL DE PALACIO
Mangle en el río Muni (Guinea Continental),1912 Patrimonio Nacional / ARCHIVO GENERAL DE PALACIO

Un vínculo y 150 años de historia

Diversas miradas, distantes en el espacio y en el tiempo, como la de Charles Clifford que a mediados del XIX documentó el monumental proyecto del Canal de Isabel II, la belleza de las tierras malagueñas o el nacimiento de la madrileña Puerta del Sol; o la de Adolphe Braun que fotografió en 1866 los hielos del glaciar del Ródano en Suiza; F. Bonfils & Cie retrató las aguas del Muerto y las montañas de Judea en 1891; Jean Laurent, la majestuosidad del Monasterio de Piedra en 1862 y el conde de Vernay la rotundidad del macizo de Montserrat en 1861. Ellos son algunos de los grandes fotógrafos que sucumbieron en aquella época a la grandiosidad de la naturaleza dejándonos un valioso legado cultural custodiado por el Archivo General de Palacio y la Real Biblioteca.

Vista del mar Muerto y las montañas de Judea (Palestina), 1891 / F.BONFILS & CIE - PATRIMONIO NACIONAL - REAL BIBLIOTECA
Vista del mar Muerto y las montañas de Judea (Palestina), 1891 / F.BONFILS & CIE - PATRIMONIO NACIONAL - REAL BIBLIOTECA

Más de un siglo separa la obra de estos audaces precursores de la del célebre Premio Príncipe de Asturias de las Artes Sebastião Salgado. El brasileño ha recorrido medio mundo fotografiando la naturaleza virgen en enclaves prácticamente desconocidos. El evidente vínculo entre su trabajo y el de sus antecesores conforma el hilo argumental de “Sebastião Salgado y las Colecciones Reales. Encuentros en torno a la fotografía de paisaje”. La exposición, enmarcada en la XXV edición del festival PhotoEspaña, reúne en los salones Génova del Palacio Real de Madrid 12 fotografías en blanco y negro de gran formato de Salgado en diálogo con otras 67 piezas de históricos del XIX. Un encuentro a lo largo de 150 años que “no solo conecta a los pioneros de la fotografía con la mirada contemporánea de Salgado, sino también une a Patrimonio Nacional con PhotoEspaña”, apuntaba Ana de la Cueva, presidenta de Patrimonio Nacional, durante la presentación.

Glaciar Perito Moreno (Patagonia. Argentina), 2007 / SEBASTIAO SALGADO
Glaciar Perito Moreno (Patagonia. Argentina), 2007 / SEBASTIAO SALGADO

La naturaleza, absoluta protagonista

“Al contemplar la obra de Salgado y ponerla en paralelo con los ejemplos tempranos de la fotografía, resulta sorprendente ver cómo imágenes de diferentes autores, épocas y escenarios comparten un enorme parecido”, afirma Claude Bussac, directora del festival internacional de fotografía. Estos paisajes de belleza conmovedora y sublime provocan en el espectador una “sensación de insignificancia”. Da igual que tengamos ante nuestros ojos alguno de los grandes lienzos gráficos a los que Salgado nos tiene acostumbrados: un bosque de pinos en las Montañas Blancas de California, el volcán Karimsky en Rusia, el río Negro afluente del Amazonas o el desierto del Tadrart en Argelia, el caso es que cuando observamos detenidamente las delicadas fotografías de los viejos maestros, esas que exhiben su esplendor en nostálgicos tonos sepia, la sensación que experimentamos es exactamente la misma.

Vista del macizo de Montserrat (Cataluña), 1861 Conde de Vernay. Patrimonio Nacional / ARCHIVO GENERAL DE PALACIO
Vista del macizo de Montserrat (Cataluña), 1861 Conde de Vernay. Patrimonio Nacional / ARCHIVO GENERAL DE PALACIO

La muestra, que se podrá ver hasta el próximo 4 de septiembre, brinda la oportunidad de examinar los valiosos fondos fotográficos, raramente expuestos, de Patrimonio Nacional, que participa este año por primera vez en PhotoEspaña. Veremos paisajes cercanos y lejanos, exóticos y cotidianos, desérticos y exuberantes, todos únicos y extraordinarios. No estamos ante meras fotografías de naturaleza, sino frente a documentos de gran valor histórico. Un viaje en el tiempo atravesando montañas, selvas, desiertos, mares, ríos y lagos de todo el planeta: desde Filipinas a Suiza, Estados Unidos, Indonesia, Palestina, España, Marruecos y Japón. Auténticas joyas en blanco y negro que nos transportan al pasado y nos hacen reflexionar sobre nuestra relación con el entorno y el impacto de nuestro estilo de vida sobre la Tierra. Una cuestión urgente e inaplazable que debemos afrontar para que estas bellas imágenes no se conviertan en un doloroso recuerdo de un mundo tristemente desaparecido.

Expedicionarios acampados a orillas del río Jordán, 1891 / F.BONFILS & CIE
Expedicionarios acampados a orillas del río Jordán, 1891 / F.BONFILS & CIE