Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El 'My Solaris', atracado en Marina Barcelona 92 / LUIS MIGUEL AÑÓN (CG)

El yate de Roman Abramovich deja Barcelona

El 'My Solaris' busca puerto refugio tras zarpar de la Ciudad Condal: navega después de que Reino Unido decretara sanciones contra su dueño

3 min

El megayate del inversor ruso Roman Abramovich ha dejado Barcelona, donde permanecía​ atracado en plena polémica por las sanciones de diversos países e instituciones internacionales contra los grandes empresarios del país por la invasión de Ucrania. 

El My Solaris navega ahora por el Mar Jónico sin puerto de destino conocido, según Marine Traffic. De este modo, el yate sigue la estela del Galáctica Supernova, que es propiedad del consejero delegado y presidente de Lukoil, Vagit Alekperov, que dejó la capital catalana poco después del inicio de las hostilidades. 

Reino Unido le sanciona

La discreta partida del yate de Roman Abramovich del puerto de Barcelona tuvo lugar unos días antes de que el primer país del mundo decretara sanciones directas contra él. Fue Reino Unido, quien levantó una congelación de activos, una prohibición de viajar contra el inversor y el veto a que atraque sus barcos o aterrice con sus aviones privados, como recoge esta nota oficial

El Gobierno británico, "el primero" que decreta un castigo directo contra Abramovich por la agresión a Ucrania, recuerda que el oligarca "mantiene influencia sobre Vladimir Putin", el presidente ruso. Estima su fortuna en la venta de una participación del 73% en la energética Sibneft, que vendió a Gazprom en 2005. Se calcula su portafolio en unos 8.500 millones de euros al cambio. 

Dos más siguen

Sea como fuere, la salida del My Solaris de Abramovich de Barcelona no es óbice para que otros dos barcos de otros tantos empresarios rusos continúen​ en la capital catalana. Son el Aurora, de Andrey Molchanov, accionista mayoritario de LRS Group. Se está reparando en Marina Barcelona 92. 

También en la colosal instalación de refit del Puerto de Barcelona se encuentra el bajel Aurora, de Sergey Chemezov, presidente de la corporación paraestatal Rostec. 

Usmánov, propuesto para sanción

Por contra, no está en la Ciudad Condal pero sí tiene un activo Alisher Usmánov, el tercer hombre más rico de Rusia gracias a su participación en la corporación Metalloinvest. De hecho, el alto directivo sí cuenta con un bien en la capital catalana: el amarre de 180 metros de su yate Dilbar

El punto de atraque, situado en la Marina Port Vell, ha sido propuesto para sanción por el Puerto de Barcelona, como avanzó este medio en exclusiva. La Autoridad Portuaria ha informado del activo a las instituciones comunitarias. Si éstas deciden actuar, el amarre será embargado, pues Usmánov también se encuentra en la lista de sanciones de la UE.