Menú Buscar
Imagen de una de las estaciones del Metro de Barcelona, el transporte con un nuevo conflicto laboral en ciernes / EP

Los trabajadores del Metro dan siete días a TMB para evitar el conflicto

Enric Cañas, consejero delgado del grupo, se niega a sentarse por ahora con el comité de empresa del suburbano y manda al director de la red

05.04.2018 17:22 h.
3 min

La cúpula de Transports Metrpolitans de Barcelona (TMB) ha conseguido de tiempo hasta el próximo viernes, 13 de abril, para intentar apaciguar el conflicto laboral en ciernes con los trabajadores del Metro. El comité de empresa se había encerrado en el edificio de la compañía pública para exigir que el consejero delegado, Enric Cañas, se sentara con ellos y les diera explicaciones sobre la congelación del convenio colectivo que denuncian que existe desde el verano.

El ejecutivo finalmente no ha asistido a la reunión. Ha enviado en su nombre al actual director de la red del suburbano, Marc Grau. Ha sido él quien se ha comprometido ante los sindicatos a dar una respuesta clara a todas las demandas que están sobre la mesa en el marco de una reunión convocada el próximo viernes.

Falta de información

Cuestiones como el proceso de recalificaciones de puestos de trabajo que la cúpula de TMB ha iniciado sin presencia de los sindicatos y que tendrá afectación sobre la masa salarial de la compañía. Tampoco les ha dado información sobre los cambios organizativos que preparan en el grupo y que tienen previsto implementar en septiembre o las reestructuraciones de las atribuciones laborales.

Según los portavoces del comité, esto suponen nuevos “incumplimientos del artículo 12 del actual convenio”. Cuestiones que incluso podría derivar en la tercera demanda judicial de los representantes de los trabajadores contra la cúpula de TMB en los últimos meses.

Amenaza de un nuevo conflicto

El aviso de los trabajadores es claro. Si el 13 de abril no les facilitan toda la información que se reclama desde hace meses a la cúpula de TMB, convocarán una asamblea del Metro de Barcelona para “tomar las decisiones adecuadas entre todos los trabajadores”. El comité de empresa está dispuesto a iniciar un nuevo conflicto laboral por lo que entienden que es un corolario de incumplimientos de los derechos laborales por parte de Cañas y de sus equipo.

No descartan incluso convocar nuevas huelgas. La tensión laboral en la compañía ha estallado cuando no ha pasado ni un año desde que firmaron la paz social en la compañía. El enfrentamiento anterior duró un año y medio. Fue el conflicto laboral más importante en toda la historia de TMB.