Menú Buscar
El último encuentro del Observatorio de la Industria, el órgano de seguimiento del Pacto Nacional por la Industria donde se sientan sindicatos y patronales / GENCAT

Los sindicatos se revuelven contra la política industrial del Govern

UGT y CCOO analizan a fondo el estado real del Pacto Nacional por la Industria y lamentan que el Ejecutivo renuncie a activar nuevas políticas del sector

20.05.2019 00:00 h.
5 min

La consejería de Empresa y Conocimiento, encabezada por Àngels Chacón (JxCat), anunció a principios de mes que el 87% del presupuesto previsto en los dos primeros años de vigencia del Pacto Nacional por la Industria (PNI) se había podido ejecutar a pesar de los meses en que estuvo vigente el artículo 155. Culpable, según los responsables del Gobierno catalán, de los retrasos que existen en este sentido. Pero los principales sindicatos de Cataluña no comparten el mismo entusiasmo en la ejecución del plan y han empezado a estudiarlo con detalle para enmendar esta proclama.

CCOO y UGT de Cataluña han sentado a sus responsables de industria para sacar sus propias conclusiones sobre cuánto se ha avanzado y aplicado de las casi 300 medidas incluidas en un documento estratégico que marcó un hito en el territorio. En pleno procés, la iniciativa que partió de patronales, representantes de los trabajadores y universidades salió adelante con el apoyo tanto de los independentistas como de los llamados constitucionalistas del Parlament.

Políticas de nuevo cuño

El problema, tal y como indican los sindicatos, es que en los dos primeros años en que ha estado vigente se han ejecutado las iniciativas que se podían aprobar por inercia, pero la Generalitat ha renunciado a poner en marcha políticas de nuevo cuño. “Ni siquiera las que no requieren un coste económico, como transformar la Agencia Catalana de Residuos en la Agencia Catalana de Recursos”, explica el responsable de CCOO del PNI, Carlos del Barrio.

Destaca que el cambio no es simplemente cosmético. Debe ir acompañado de un compendio de medidas para abordar el tratamiento de los desechos de los catalanes desde el punto de vista de la economía circular. Y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, que tan presentes están en este período de campañas electorales, implica poner de verdad en marcha un sistema de valorización integral de los residuos.

Cambio del modelo productivo

Los sindicatos recuerdan que el espíritu del PNI es avanzar hacia un cambio en el modelo productivo del territorio y que ya en su redacción se teorizó sobre la necesidad de asumir los nuevos retos tecnológicos que están sobre la mesa, la ahora llamada irrupción de la Industria 4.0. Se planteó la necesidad de depender menos del turismo y de la construcción, dos actividades que ha resurgido con fuerza tras pasar página de la crisis y consolidar la recuperación “macroeconómica”, tal y como apunta el sindicalista.

Cabe tener en cuenta que uno de los principales caballos de batalla de los representantes de los trabajadores es conseguir una mejora de las retribuciones de los trabajadores.

Reenfocar partidas económicas

Desde UGT, el secretario de Políticas Sectoriales, José Antonio Pasadas, apunta a que incluso dentro del PNI se articularon los sistemas necesarios para abordar lo que ya se preveía que sería un problema en su implementación, los recursos económicos. “El Observatorio de la Industria tiene capacidad para moderar los presupuestos de las partidas según las demandas”, asegura, “disponemos de cierto poder para administrar”.

Los sindicatos catalanes buscan ejercerlo para reenfocar iniciativas en curso y forzar la puesta en marcha de otras que consideran capitales. Más, en un entorno cambiante y cada vez más competitivo como el actual en el que la industria catalana debe hacer sus deberes a tiempo para no perder el tren mundial. Las conclusiones de análisis de CCOO y UGT se harán públicos en un documento que verá la luz en las próximas semanas.