El número dos de Òmnium Cultural tampoco evita la 'fuga' de su banco

Joan Vallbé Ribera, activista prosecesión y patrono de Caixa d'Enginyers, ve cómo la entidad amaga con salir de Cataluña en caso de DUI

13.10.2017 00:00 h.
4 min
Josep Oriol Sala, presidente de Caixa d'Enginyers, en una acto público anterior / CG

El número dos de Òmnium Cultural tampoco ha podido evitar la fuga de su banco. Joan Vallbé Ribera, vicepresidente de la entidad pseudocivil y patrono de la Fundación Caixa d'Enginyers, ha visto cómo la entidad abría la puerta a salir de Cataluña en caso de independencia unilateral.

La cooperativa de crédito anunció en un comunicado público el jueves 5 de octubre que "se encontraba inmunizada de las reacciones de los mercados ante hechos políticos, sociales o económicos".

Ello, como avanzó este diario, fue interpretado por el independentismo como una posición fiel al Govern. A renglón seguido, la nota provocó un alud de aperturas de depósitos de exclientes de financieras que sí han cambiado su domicilio social tras el referéndum ilegal del 1 de octubre.

Rectificación

No obstante, la compañía rectificó el martes 10 de octubre, anunciando planes de contingencia que "no descartaban ninguna opción para permanecer en la eurozona y formando parte de las entidades supervisadas por el Banco Central Europeo (BCE)".

El giro argumental de la cooperativa de crédito cayó como un jarro de agua fría sobre muchos independentistas, que hasta entonces habían confiado en la posición amable del banco con la apuesta secesionista del Gobierno catalán. Los comentarios en las redes sociales dieron cuenta de ello.

Preguntada por Crónica Global, Caixa d'Enginyers rechazó en todo momento comentar el incremento o caída de aperturas de depósitos. "Esta cifra se da una vez se cierra el ejercicio, como también en referencia a los datos económicos. Como cada año, se informará de los resultados anuales una vez cerrado el ejercicio", respondió un portavoz.

Segundo mazazo

Cualquiera que fuere la posición oficial, para Joan Vallbé Ribera la nueva toma de posición fue difícil de digerir. El vicepresidente de Òmnium Cultural ya había visto cómo su firma bróker de la Bolsa de Barcelona, GVC Gaesco, cambiaba de sede social a Madrid el lunes 9 de octubre.

La decisión del grupo financiero fue seguida por la dimisión de Vallbé, que hasta entonces había sido consejero de la sociedad de valores.

La decisión de Caixa d'Enginyers de condicionar su permanencia en Cataluña a la estancia en la eurozona fue el segundo revés que encajó uno de los altos cargos de la plataforma de agitación que dirige Jordi Cuixart.

"Acabar con la histeria"

Esta semana, este medio ha consultado a la Asociación de Usuarios de Bancos Cajas y Seguros (Adicae) sobre la solvencia de las cooperativas de crédito. La entidad ha respondido que "son una opción de mercado más, y con raigambre en el territorio".

No obstante, Adicae ha hecho hincapié en que lo realmente importante es "dejar de provocar pánico con los depósitos desde todos los estamentos". Según la plataforma civil, "no hay motivo para temer un corralito en Cataluña".

Ha achacado los cambios de sede de las entidades financieras a "la protección de sus títulos cotizados y decisiones operativas y políticas" que, bajo su punto de vista, "no deberían afectar al consumidor".

¿Quiere hacer un comentario?