Menú Buscar
La bolsa de Madrid, donde cotiza el Ibex 35 que según los analistas seguirá en una posición volátil por la incertidumbre del proceso independentista catalán / EFE

Los mercados prolongan la volatilidad por Cataluña

Los analistas estiman que la incertidumbre política por el proceso independentista no se resolverá a corto plazo ni con la aplicación del artículo 155

5 min

La volatilidad en el parqué español derivada de la situación política catalana se prolongará a medio plazo. Así lo indican los analistas consultados, cuyas previsiones no contemplan una resolución a corto plazo de la crisis institucional derivada del proceso independentista, el motivo de la incertidumbre que ha teñido de rojo la bolsa española este jueves. Ni siquiera ante una posible aplicación del artículo 155 que se activaría el sábado en un Consejo de Ministros extraordinario.

“Es una cláusula de la Constitución etérea”, indican los portavoces de la entidad de inversión Selfbank. No ayuda a revertir la situación la falta de concreción que existe en estos momentos sobre las posibles medidas que se podrían activar tras la respuesta indefinida del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, al requerimiento del Gobierno.

“Vamos a tener unos cuantos días parecidos”, añade el analista de XTB Manuel Pinto. La estimación de este bróker es que se mantengan los niveles actuales en lo que queda de semana hasta conocer las medidas del 155 para Cataluña. Si llegaran a ser concretas, su hoja de ruta contempla “movimientos volátiles a partir del lunes, pero más alcistas”.

Descenso menos acusado del Ibex 35

El Ibex 35 cerró la sesión de este jueves con un descenso del 0,74% (2.197,5 puntos), una rebaja que ya no ha sido tan acusada como la de las jornadas posteriores al 1-O. Otros analistas indican que los inversores empiezan a asumir la medida de fuerzas que los independentistas y el Gobierno central español intercambian día a día.

Han superado las reacciones abruptas que se produjeron tras la jornada de la consulta, pero no son suficientes para pasar página a este episodio de volatilidad que también espera que sea una constante como mínimo a corto plazo.

Los únicos valores del selectivo español que se han librado de los vaivenes han sido Cellnex (+1,73%) y ACS (+1,19%) como consecuencia de otro pulso, el que mantendrán en los próximos meses Atlantia y Hochtief, participada de la constructora de Florentino Pérez, para tomar el control del 100% del capital de Abertis. Ambos han lanzado OPA.

Cuantificación del impacto y colocación del Tesoro

Desde Selfbank recuerdan que existe una primera “cuantificación del impacto de la crisis política” catalana en el conjunto de la economía española. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) estimó el miércoles que la incertidumbre podría reducir al 1,5% el crecimiento económico previsto en el ejercicio en curso en España en el peor escenario frente al 2,3% estimado inicialmente. Es decir, unos 13.000 millones de euros menos.

También se ha apuntado otro impacto negativo del procés en la subasta de 4.526 millones en bonos y obligaciones del Tesoro Público de este jueves. Los inversores han pagado menos por los títulos y el organismo tuvo que pagar por primera vez en meses al colocar el papel que vence en tres años. Concretamente, ha vendido 1.807,17 millones de este tipo de deuda con un interés del 0,074% frente al -0,014% anterior.  

A la espera de la reunión del BCE

Más allá de la crisis política que se vive en España, el Ibex 35 no fue el único selectivo que cerró en rojo este jueves. El DAX alemán retrocedió el 0,41% (12.990,19 puntos); la bolsa de Londres el 0,26% (7.523,040); el CAC francés el 0,29% (5.386,29) y Milán el 0,99% (22.133,21).

Los analistas consultados explican estas oscilaciones por la depreciación del valor del euro frente al dólar. Indican que es una reacción de los mercados ante la reunión del Banco Central Europeo (BCE) que se celebrará la próxima semana. Encuentro en el que Mario Draghi anunciaría que empieza a desmantelar su programa de estímulos a la economía europea, el QE, según las últimas filtraciones.