Menú Buscar
Maria Selyanina, la reina de la pastelería de Barcelona, ha sido condenada y se enfrenta a un embargo / CG

La mejor pastelera de Barcelona, al borde del embargo

Maria Selyanina, la reina de la repostería, condenada por dejar tirados a dos 'business angels' que le ayudaron a montar su escuela internacional

08.11.2019 00:00 h.
5 min

La reina de la repostería está en apuros. Un juez de Barcelona ha condenado a María Selyanina, la mejor pastelera de Barcelona, por impagar a dos inversores. La sentencia del juzgado mercantil ha abierto la puerta al embargo de cuentas de la estrella de la cocina, una intervención que ya ha pedido la abogada que defiende a los business angels que la ayudaron a levantar su negocio.

Según la sentencia emitida por la sala de Lo Mercantil número 3 de Barcelona a la que ha accedido este medio, Selyanina y su marido, Francisco Contreras, impagaron a dos inversores que les prestaron cerca de 177.000 euros para levantar su escuela y tienda de pastelería en la Ciudad Condal. La pareja, que montó los negocios con la sociedad New Business Synergies SL en 2014, recibió dos préstamos de los afectados. Dejó de atender los pagos en el segundo semestre de 2016 en el marco de fuertes tensiones de tesorería de la mercantil que representa PastryCampus, la escuela de maestros reposteros, y Le Sucré Coeur BCN by Maria Selyanina, una tienda de venta al público que ya cerrado por su insostenible situación financiera. El proceso posterior de impago ha condenado a la sociedad y, recientemente, los inversores han pedido al juez el embargo de las cuentas de Selyanina porque aún no han recuperados sus cantidades.

Abogada: "Son un pozo sin fondo"

Preguntados por este medio, Selyanina y su marido no han contestado a los requerimientos informativos. Sí lo ha hecho la abogada de la parte demandante, Helen Vera, que ha indicado que "mucho de lo que rodea el negocio de formación de pasteleros y de productos elaborados por esta señora y su marido no es de fiar". Según ella, sus clientes "confiaron" en la aventura empresarial, pero sus impulsores entraron en default para, poco después, escaparse de la empresa en apuros y montar otras para iniciar nuevos proyectos. Son un pozo sin fondo de dinero".

El Registro Mercantil atestigua que la pastelera de origen ruso y su socio, a la sazón pareja sentimental, dejaron de presentar las cuentas anuales de New Business Synergies en 2011. Entre dificultades financieras, que se recogen en el auto condenatorio, Contreras y la maestra repostera crearon otras dos sociedades en junio de 2016 y agosto de 2019 para dotar de armazón legal a su nuevo imperio. Mientras, los empresarios liquidaron la sociedad a la que denunciaron sus socios capitalistas. En paralelo a ello, y tal y como ha podido confirmar este medio, Selyanina impagó a algunos proveedores, como la icónica firma Chocolates Valrhona. También esta compañía ha iniciado una reclamación judicial por impago.

Exalumnos: "Estructura piramidal"

Tal y como Crónica Global publicó en el pasado, la escuela internacional de pastelería de Maria Selyanina está en la diana por, presuntamente, incumplir también sus compromisos con los alumnos y trabajadores. Algunos de ellos han denunciado por varios motivos a la pareja de empresarios por despidos improcedentes y otros motivos. Lo que es más: este medio entiende que en un futuro próximo podría haber movilizaciones de protesta ante la reapertura de Pastry Corner --heredera de la fallida Sucré Coeur-- mientras no se han atendido las obligaciones con exestudiantes y exempleados. Por lo pronto, las páginas de opiniones de la escuela y la tienda en Google se han poblado de comentarios críticos sobre presuntas estafas. Este medio no ha podido verificar su autenticidad.

Lo que sí es factual es que el caso Selyanina ha provocado un seísmo en la pastelería española. En abril de este año, la Confederación Española de Empresarios Artesanos de Pastelería (Ceeap) decidió fallar como desierto su concurso anual de elección de Mejor Maestro Pastelero Artesano. La patronal se alejó así del escándalo barcelonés, ya que la repostera rusa era finalista en el certamen. La pareja culpó a este medio de la decisión de Ceeap de inhibirse en la elección de pastelero español del año. Crónica Global ha tratado de contactar con la empresa, sin éxito.