Menú Buscar
El presidente de Mapfre, Antonio Huertas / EP

Mapfre prepara un aluvión de indemnizaciones por el 'hackeo' de finales de junio

La compañía compensará a los clientes perjudicados en el servicio a causa del ciberataque

3 min

El hackeo a Mapfre por un virus ransomware que puso patas arriba todo el sistema informático de la compañía pudo haber burlado la seguridad del grupo a finales de junio. Fuentes de la empresa explican a Crónica Global que los piratas podrían haber obtenido las primeras informaciones de datos de la aseguradora en esas fechas. Pasadas varias semanas desde que se conociera el caso, aún no pueden especificar el daño final que ha supuesto este agujero tecnológico aunque se preparan para hacer frente a indemnizaciones.

Además del posible coste operativo que tenga este incidente, Mapfre prepara compensaciones a clientes que se han visto perjudicados por el hackeo. La compañía confirmó que contactará individualmente con los asegurados afectados indicando el procedimiento a seguir.

Tiempos normalizados

Entre las acciones previstas en el Plan de Continuidad de Negocio que inició Mapfre para frenar este tipo de ataques está la de aislar los sistemas informáticos y trabajar mediante procedimientos alternativos. Esto ha generado una ralentización en determinados servicios a clientes, fundamentalmente en las primeras 48 horas.

Actualmente, la empresa asegura que "continúa analizando equipos y sistemas para recuperar la normalidad en el menor tiempo posible”.

Carretera y seguros, comprometidos

Mapfre también revela que los servicios que peores consecuencias sufrieron tras el ciberataque fueron los relacionados con la asistencia en carretera, hogar y comercio. Serán los clientes de estas prestaciones quienes se vean compensados “por el retraso en el servicio”.

No obstante, los mismos interlocutores recalcan que, después del ataque informático, el funcionamiento de estos sistemas es hoy “cercano al 90%”. Aseguran haber recuperado la actividad “prácticamente al completo”.

Problemas con los concesionarios

A pesar de que la normalidad va volviendo a las oficinas de Mapfre, la compañía ha tenido que lidiar con problemas de cierta importancia. Según explican trabajadores de la compañía, han cargado con decenas de llamadas por hora para poder emitir pólizas y resolver bajas y partes de accidentes.

Además, según fuentes laborales, los concesionarios han tenido serias dificultades para poder sacar los vehículos vendidos. Los sistemas de Mapfre estaban bloqueados, por lo que los seguros que debían haberse emitido no han llegado a tiempo. Esto ha dejado a los automóviles en los depósitos sin poder moverse, dado que la legislación prohíbe circular sin seguro. Otra de las cuestiones que se deberán abordar por si se debe compensar al cliente por la incidencia. 

Destacadas en Business