Menú Buscar
Sede del Grupo Godó y de 'La Vanguardia' / CG

Javier Godó reordena su patrimonio inmobiliario

Los activos de sus sociedades se elevan a 70 millones y están agrupados fuera del balance de Grupo Godó de Comunicación

03.04.2019 00:00 h.
4 min

Javier Godó Muntañola, propietario de Grupo Godó de Comunicación, está en pleno proceso de reajuste de su cartera de bienes raíces.

El grueso de los ladrillos se concentra en el rascacielos situado en Diagonal 477, junto a la plaza Francesc Macià. Dicho edificio alberga la sede del conglomerado mediático y su propio despacho profesional.

El ajuste se está instrumentando mediante la fusión de las tres empresas que ostentan la propiedad de varias plantas del edificio. Así, Torre BCN 477 anda metida en un proceso de absorción de dos compañías: Tisa Cable, de la que posee el 100% de las acciones; y Seu D-477, que depende de Torre BCN 477 y Tisa Cable, titulares del 51% y el 49% del capital, respectivamente.

Activos e ingresos

En definitiva, una vez que se perfeccione la operación societaria de ensamblaje, las oficinas del inmueble de Diagonal 477 pasarán a depender de Torre BCN 477.

Los activos agregados del terceto de compañías se elevan a 70 millones de euros. Por el arrendamiento de los locales a Grupo Godó y sus filiales, en 2017 las tres entidades ingresaron 3,7 millones y obtuvieron un beneficio neto de 1,7 millones.

El consejo de administración de Torre BCN 477 está formado por Javier Godó, presidente y consejero delegado; los vocales son sus hijos Carlos y Ana Godó Valls; de secretario ejerce Juan Pablo Tornos Mas.

La fusión de las tres compañías es el último paso de un proceso que arrancó en 2015. Hasta entonces, las tres pertenecían directa e indirectamente a Grupo Godó de Comunicación y consolidaban en sus cuentas. A comienzos de ese año, Javier Godó decidió desgajarlas del balance de la holding, por lo que dejaron de consolidar y pasaron a tener vida independiente.

Práctica habitual

El editor de La Vanguardia reproducía así un movimiento muy usual entre los empresarios catalanes, que consiste en separar los bienes raíces de sus negocios principales.

Los dos grupos catalanes más relevantes que han seguido esa práctica son Mango y Caprabo. Isak Andic mantiene por separado la propiedad de sus actividades textiles, concentradas en Mango, de los establecimientos que alojan las tiendas. Estas últimas pertenecen a su sociedad patrimonial Punta Na, que las arrienda a la propia Mango a cambio de 39 millones anuales. El valor real de sus activos inmobiliarios ronda los mil millones.

Las familias Botet, Elías y Carbó, expropietarias de Caprabo, también llevaron a cabo una operación del mismo género. Por un lado gestionaban la red de supermercados y, por otro, las tiendas. Cuando propinaron el pelotazo y vendieron Caprabo a Eroski, retuvieron la propiedad de la mayoría de los locales. Estos se cobijan en la sociedad Caboel, que posee unos bienes de 500 millones.

Grupo Godó (balance consolidado, en millones de euros)
Año Activo Fondos propios Resultado neto
2017 214 144 -3,8
2016 240 161 4,7
2015 253 163 10,3
2014 289 194 0,923
2013 312 201 0,312